Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La fuga hacia los no adscritos del sector más cercano al PP dinamita Ciudadanos

Cuatro de los 18 diputados abandonan el grupo el mismo día del desembarco de Mazón, un guiño al futuro líder popular

La diputada Sunsi Sanchis que abandona el partido que la eligió en apenas 15 días junto a Jesús Salmerón y diputados del PP

La diputada Sunsi Sanchis que abandona el partido que la eligió en apenas 15 días junto a Jesús Salmerón y diputados del PP

El tercer partido en el parlamento valenciano, que en abril de 2019 consiguió casi medio millón de votos, ha saltado hoy por los aires, si no había implosionado ya con la huida al PP hace mes y medio de su exlíder, Toni Cantó. El grupo ha permanecido compacto exactamente lo mismo que en la primera legislatura en la que aterrizó en las Corts: dos años.

Hoy se ha roto de nuevo, como adelantó este diario el jueves, y estaba previsto desde hace días. Cuatro diputados, Jesús Salmerón, José Antonio Martínez, que es síndic adjunto, Cristina Gabarda y Sunsi Sanchis anunciaron esta mañana que dejan el grupo de Cs, pero que mantendrán el escaño.

La elección del día para anunciar el portazo no es casual. Es un guiño en toda regla al nuevo líder del PP, Carlos Mazón, al que ofrecen a su llegada a València el estallido del grupo de Cs para ayudarle en su camino hacia la reconstrucción del centroderecha, objetivo inmediato de Mazón.

Los diputados díscolos se justifican en que cambia la línea ideológica del partido, no ellos. Es el mismo hilo argumental que han seguido todos y cada uno de los que en estos años han abandonado el proyecto. Y no son pocos. «No queremos ser muleta del sanchismo, que ha pactado con quienes quieren romper España y destrozar la C. Valenciana», señalan en el escrito difundido ayer.

Y añaden que la dirección de Inés Arrimadas no ha asumido la responsabilidad por los malos resultados de las elecciones catalanas de febrero y las madrileñas del martes, ni de la operación de la moción de censura de Murcia que abrió la caja de los truenos.

Las cuatro bajas no serán las únicas. Habrá más. Buena parte de la confección del grupo la hizo el senador Emilio Argüeso, expulsado por su participación para frustrar la moción de censura en Murcia, y muchos de los diputados son de su confianza, por lo que las salidas aumentarán.

El partido les exige el acta

Ciudadanos exige a los cuatro diputados que devuelvan el acta, en virtud del compromiso suscrito a través de la Carta Ética, aunque entre los diputados díscolos retan al partido a mostrarla con su firma, dando a entender que no existe. La carta reclama, según Cs, a todos los cargos devolver el escaño si dejan el partido.

Ciudadanos califica lo ocurrido de lamentable y vergonzoso y acusa a los huidos de degradar la política a niveles ínfimos y de poner los escaños al servicio personal faltando el respeto a los afiliados, dijo la síndica, Ruth Merino.

Reforma de la ley electoral

Hoy se ha producido una reunión telemática entre el grupo, la secretaria general, Marina Bravo, el vicesecretario, Edmundo Bal, y representantes del comité autonómico que condenadon de forma unánime lo ocurrido en las Corts.

El número final de diputados que abandone Cs no es baladí. El Botànic necesita 14 votos de Cs para reformar la ley electoral. Cs tiene 14. Si se va un diputado más el control de la reforma electoral pasará a los no adscritos.

Compartir el artículo

stats