La mascarilla ya un un complemento más sin el que no podemos salir a la calle. Y es que la obligatoriedad de llevar mascarilla por la pandemia de coronavirus ha borrado del paisaje urbano las caras y las ha inundado de mascarillas quirúrgicas, de tela con dibujos originales, higiénicas, FFP2 y de otros materiales. 

A muy poco de finalizar el estado de alarma vuelve el debate sobre si es necesario llevar la mascarilla en todo momento cuando se está fuera de casa, al aire libre. Según la OCU, es momento de replantearse las restricciones y limitaciones que hemos vivido en los últimos meses por la pandemia, y tener claro qué medidas son imprescindibles para la seguridad de todos, y qué cosas podrían “relajarse”, siempre con criterio, con objetividad y rigor científico.

Con todo esto, la organización de consumidores apoya su petición en las siguientes afirmaciones. 

Por qué pide la OCU que la mascarilla no sea obligatoria tras el estado de alarma

  • Reclaman que no sea obligatorio el uso de la mascarilla en espacios exteriores, salvo en los casos en que no pueda garantizarse la distancia de seguridad y haya contacto con otras personas. La obligatoriedad constante, innecesaria, puede causar fatiga en los ciudadanos con un resultado contraproducente, al llevar a que, por ejemplo, se deje de respetar su uso o que este sea inadecuado en situaciones en las que es imprescindible.
  • Solicitan recomendaciones claras sobre los aforos, basadas en criterio homogéneos, y acompañadas de directrices claras sobre salubridad del ambiente interior y como mejorarla.
  • Piden al Gobierno que, de manera coordinada don las Comunidades Autónomas y la Unión Europea, revisen las opciones de movilidad tanto de las personas ya vacunadas como de quienes puedan acreditar que han pasado la infección
  • Necesidad de que haya mascarillas accesibles y asequibles para toda la población, que se garantice su suministro a los consumidores más vulnerables, para que no haya nadie sin mascarilla por no poder pagarla