La puesta en marcha del segundo plan de choque del Consell para paliar los efectos de la COVID-19 en empresas y autónomos, el conocido como Plan Resistir Plus, va a permitir que entorno a más de 14.100 sociedades manufactureras valencianas que dan empleo a más de 203.000 valencianos y valencianas, puedan acceder a estas ayudas.

El Gobierno central, que financia este segundo plan de choque con una dotación total de 647 millones de euros, determinó en un primer momento a través del decreto 5/2021 un listado de 95 sectores que podrían ser beneficiarios de estas ayudas directas de entre 3.000 y 200.000 euros.

No obstante, la voluntad de las autonomías de adaptar estas ayudas a la realidad económica de cada región ha permitido que el Consell pueda ampliar el listado de sectores beneficiarios para englobar también a otras actividades clave en la economía de la C. Valenciana que habían quedado excluidas en un primer momento. De esta forma, un total 80 actividades manufactureras tendrán acceso a las ayudas directas después de que se sumen 58 nuevos sectores y subsectores, entre los que destacan aquellos con mayor implantación en la industria valenciana como es el textil, la confección, el calzado, la pirotécnica, el plástico o el juguete, entre otros.

El primer Plan Resistir estuvo centrado en el sector servicios y de las empresas y autónomos vinculados al ocio, el turismo, la restauración y el transporte, dado que fueron los sectores más afectados por las medidas sanitarias impuestas por el Consell para frenar el avance de la pandemia, por lo que la industria no participó de estas ayudas. «Nuestro compromiso y el del Gobierno central con el Plan Resistir Plus es que todas aquellas actividades económicas que han sufrido una caída significativa de su volumen de negocio puedan acceder a ayudas», manifestó ayer el conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler.