Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mazón anticipa en las Corts la nueva era del PP con Catalá de lugarteniente

El aspirante ya busca confrontar directamente con Puig y dice que se entiende mejor con Oltra o Garijo

Carlos Mazón, ayer en los pasillos de las Corts antes de comparecer, secundado por Catalá. | J. M. LÓPEZ

Carlos Mazón, ayer en los pasillos de las Corts antes de comparecer, secundado por Catalá. | J. M. LÓPEZ

El casi virtual máximo mandatario popular, Carlos Mazón, no es diputado autonómico. Pero justo ayer, una oportuna comparecencia en una comisión de las Corts como presidente de la Diputación de Alicante para debatir sobre el fondo municipal del Consell permitió al dirigente alicantino mostrar y también anticipar cómo será la nueva era del PPCV tras la forzada renuncia de Isabel Bonig.

Por los gestos, el nuevo tiempo popular que viene se sustentará en un tándem que formarán Mazón y la portavoz en el Ayuntamiento de València, Maria José Català, convertida ya de ‘de facto’ en lugarteniente. Ayer no se separó ni un minuto del alicantino desde primera hora.

Català secundó la comparecencia de Mazón y después ambos realizaron un periplo por los comercios del centro. Tanta cercanía hace pensar que será la síndica popular tras el congreso. Ella va a ser la que introduzca a Mazón en el cap i casal como en su momento hizo la fallecida Rita Barberá con Eduardo Zaplana, mentor político de Mazón, una etiqueta que el aún líder provincial lleva con estoicismo.

Designación del síndic

En cambio, ninguna de las portavoces adjuntas más cercanas a Bonig, Eva Ortiz y Elena Bastidas, acudieron al recibimiento de Mazón, que debutaba ayer en las Corts. El presidente de la diputación sí abrazó de forma efusiva al diputado Miguel Barrachina, uno de los que suena para ocupar el cargo de síndic, aunque será Ortiz la que ejerza esa función en el cara a cara con el presidente Puig previsto este jueves. Sobre el nuevo síndic popular, Mazón aseguró que lo designará el grupo en tiempo y forma cuando se haya conformado definitivamente tras la marcha de Bonig ya que el relevo previsto, Javier Zamora, ha renunciado y su puesto lo ocupará Verónica Marco.

En clave de partido, Mazón también llamó a la prudencia y pidió aprender de la lección que supuso la «estigmatización» de Barberá antes de su fallecimiento

En su comparecencia, el alicantino buscó desde el primer minuto confrontar directamente con el presidente, Ximo Puig, Y defendió su rechazo al fondo del Consell pese a que garantiza recursos a los ayuntamientos alicantinos. Mazón alabó la capacidad de acuerdos de la vicepresidenta, Mónica Oltra; de la consellera de Transparencia, Rosa Pérez Garijo, o del secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, para tratar de contraponerla a la de Puig. El alcalde de Xàbia, José Chulvi, síndic adjunto del PSPV, le reprochó que con sus políticas condena a la discriminación a los ayuntamientos alicantinos, que han dejado de recibir 68 millones en los últimos años respecto a los de València y Castelló.

Pero Mazón sostiene que el fondo es pernicioso para los municipios pequeños y obedece a una «imposición» del Consell.

Compartir el artículo

stats