Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ‘no campaña’ de los precandidatos del PPCV

El proceso interno se descafeina tras el contacto entre ambos

Carlos Mazón y José Vicente Anaya

El presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, y el alcalde de Ayora, José Vicente Anaya, fueron proclamados el viernes precandidatos a presidir el PPCV. El primero, con una demostración de fuerza de más de 12.000 avales y el segundo, con poco más de 200, suficientes en todo caso para seguir en la carrera.

Al día siguiente, 15 de mayo, daba comienzo oficialmente y siguiendo las instrucciones del Comité de Organización del Congreso (COC) que preside el diputado Luis Santamaría, la campaña electoral. Es el tiempo que se les concede a los aspirantes para convencer a la militancia de que son los candidatos idóneos.

Los medios del partido están a priori al servicio de ambos. La campaña, parte esencial de las primarias, termina el 28 de mayo para dar paso a la votación. Sin embargo, transcurridos cinco días ninguno de los dos precandidatos ha mostrado interés alguno en explicar su proyecto a las bases.

La ‘no campaña’ de Mazón y Anaya es consecuencia lógica de la negociación abierta entre ambos para una candidatura de integración, lo que descafeina aún más un proceso interno que la dirección nacional se habría ahorrado si estuviera en sus manos y no en los estatutos del partido.

Los esfuerzos para evitar una pelea interna por presidir el partido tuvieron final feliz en el caso de Isabel Bonig, que optó por retirarse de la carrera. El alcalde de Ayora ha ofrecido algo más de resistencia y no renunció a la búsqueda de avales para, al menos, lograr ser proclamado precandidato. Encontró menos apoyos de los esperados, pero suficientes.

La proclamación de precandidatos debía dar paso a la campaña interna, pero Ayora y Mazón tuvieron un contacto que vaticina que el proceso interno ha llegado todo lo lejos que debía llegar. Fuentes de la candidatura de Mazón apuntan que tras las conversaciones ahora toca mover ficha al alcalde de Ayora, es decir, aceptar la oferta de integración y retirarse. Anaya, por su parte, sigue pensando cómo hacerlo. Ninguno desea ir a votación. Mazón porque corre el riesgo de pinchar en participación y Anaya porque no tiene opciones. Ayer el comité organizador del congreso fijó el 4 de junio como fecha de votación para la presidencia y de compromisarios.

Y mientras tanto, uno y otro sigue con las actividades propias de su cargo. Mazón estuvo el lunes en las Corts y estos días en Madrid con motivo de Fitur. Su equipo asegura que la semana que viene recuperará su agenda de visitas por los municipios y en el otro lado, hablan de actos en redes sociales.

Sin ruido

La probable candidatura única no es el único elemento que contribuirá a un congreso discreto. Solo habrá una ponencia política y se ha planteado un nuevo reglamento de estatutos.

Mazón heredará los de Bonig, lo que evita el debate de enmiendas, un asunto que en el pasado ha sido fruto de controversia. La renovación en el PPCV se acerca cada vez más a lo que la dirección nacional desea: es decir un proceso sin ruido para que deje de hablarse del partido y éste pueda centrarse en la oposición al gobierno del Botànic.

Compartir el artículo

stats