Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los expertos descartan colapsos hospitalarios gracias a las vacunas

La edad media de los pacientes ingresados por coronavirus se sitúa entre los 50 y 65 años por lo que su inmunización evitará nuevas olas de ingresos

Traslado de un paciente afectado por la covid a un centro hospitalario. | ÁXEL ÁLVAREZ

El número de pacientes hospitalizados con coronavirus se ha reducido a la mitad en menos de un mes. Los centros sanitarios respiran por tanto tranquilos y la vacunación abre un horizonte de esperanza. Los expertos creen que una vez vacunados todos los mayores de 50 años, las posibilidades a corto y medio plazo de que una nueva ola vuelva a poner del revés el sistema sanitario son muy escasas.

«El ritmo de vacunación hace que pasemos de una pandemia del siglo XVI a otra del siglo XXI, como el sarampión o la gripe, mucho más controlable», explica Francisco Jover, jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital de Sant Joan. En este sentido, este especialista descarta que nuevas olas vuelvan a sacudir los hospitales, «sino que más bien habrá brotes esporádicos».

La edad de los pacientes ingresados por infección por SARS-CoV-2 en los hospitales ha descendido desde que comenzó la vacunación frente al virus. Comparando los datos registrados a principios del mes de enero, durante la tercera ola, con los del final de abril, destaca que el perfil de los pacientes ingresados por covid era entonces mayoritariamente del grupo de personas mayores de 75 años, que suponía el 40,6% de los ingresos y casi duplicaba a los siguientes grupos de edad.

Perfil de los afectados

Actualmente, según datos de Sanidad, el grupo de edad más frecuente es el de personas de entre 51 y 65 años, con un 29,2 % de ingresos, seguido a corta distancia por la franja de personas de 66 a 75 años 28,4%.

«Los mayores de 50 años es en estos momentos el grupo más importante a vacunar», sostiene Rafael Ortí, presidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva. Una vez protegido este grupo, añade, «los ingresos en los hospitales serán puntuales, como ocurre con la gripe, ya que hay que tener en cuenta que la vacuna no protege al cien por cien».

En todo caso, este profesional también ve con optimismo el futuro más cercano. «Tendremos que convivir con brotes epidémicos localizados y no de pandemia como hasta el momento». Ortí sí hecha en falta que, en paralelo a la vacunación por grupos de edad que se está desarrollando, el Ministerio de Sanidad no haya ampliado el grupo de enfermos crónicos a proteger.

Pese a las optimistas previsiones a corto plazo, es importante no bajar la guardia en cuanto a medidas preventivas frente al covid. «Si de golpe aumentaran mucho los contactos entre la gente joven habría más infecciones y, aunque a priori, los jóvenes tengan menos complicaciones, si el número de contagiados aumenta mucho, también lo hará el de hospitalizados», afirma el epidemiólogo José María López Lozano.

Por tanto, mascarilla en espacios cerrados, ventilación y distancia, son medidas que nos deben acompañar aún un tiempo. «Hay que tener en cuenta que aún queda mucha gente por vacunar, así que todavía se pueden producir contagios masivos», advierte.

Otra incógnita a resolver es qué ocurrirá con la inmunidad que proporcionan las vacunas y el haber pasado la enfermedad y cómo influirán estas variables sobre la evolución de la pandemia. «Entonces podrá haber repuntes», afirma Félix Gutiérrez, catedrático de la Universidad Miguel Hernández.

De momento, «se está viendo que quienes pasan el covid de forma más grave pueden desarrollar una inmunidad cercana al año». Un tiempo similar de inmunidad es el que proporcionen las vacunas, «por eso se está viendo la posibilidad de un refuerzo, aunque aún no está claro». En todo caso, cree Gutiérrez, «el covid no será tan estacional como la gripe y nos tendremos que acostumbrar a que nos acompañe durante más periodos del año».

Compartir el artículo

stats