Los bous al carrer han vuelto por sus fueros este fin de semana. La emoción de ver a un animal bravo y los quiebros de los recortadores que se jugaron la vida estos días recuperaron su máximo esplendor en Meliana, Montserrat y Vinaròs. «Estos días dan afición», manifestaba el recortador de Meliana, Diego Navarrete, Ratilla», en sus redes sociales.

«Era necesario recuperar la actividad taurina», aseveraba con convencimiento el secretario autonómico de Seguridad y Emergencias, José María Ángel, tras el primer festejo celebrado el sábado en Meliana después de 8 meses de paralización por la pandemia.

«La gente del toro es muy seria y siempre ha ido de la mano de la Conselleria de Sanidad. Por eso, queremos que sea el inicio de una temporada emocionante», añadía el responsable de la Generalitat, quién, además, recordó que el regreso de los espectáculos taurinos coincide con la celebración del «Any Berlanga», que conmemora el nacimiento del ilustre cineasta. «Una persona enraizada al mundo del toro, aunque muchos no quieran, porque escribió de toros, ensalzó el toreo en sus películas como La Vaquilla o Calabuig y su abuelo contribuyó a levantar la plaza de toros de Utiel».

El ganadero Fernando Machancoses se muestra optimista y esperanzado. El sábado presentó cuatro vacas en Vinaròs en un desafío ganadero junto a José Arriazu y Alba Atenea. Un festejo en el que descubrió «una ilusión y unas ganas por ver toros que nunca había visto. Sentí la emoción de volver a la normalidad».

Vicent Nogueroles, presidente de la Federació de Penyes de Bous al Carrer, también se mostró satisfecho con el primer fin de semana de actos taurinos en el que se congratuló tras «demostrar que se pueden hacer festejos taurinos en la nueva normalidad».

La jornada inaugural del sábado finalizó con dos corneados en Meliana. El primero todavía sigue ingresado, pero fuera de peligro, y el segundo ya se encuentra en casa, donde sigue recuperándose de las quemaduras del «bou embolat».