Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell intenta relanzar la agenda verde tras estabilizar la crisis sanitaria

Las dos leyes clave, la de Cambio Climático y Economía Circular, están en exposición pública

Flamencos en el parque natural de l’Albufera, un espacio clave para la regeneración medioambiental del territorio. | J. M. LÓPEZ

La Comunitat Valenciana se convirtió en uno de los primeros territorios en declarar la emergencia climática. Lo hizo por acuerdo del Consell en septiembre de 2019. El objetivo, entonces, pasaba por materializar medidas concretas y convertir la agenda verde en referencia de las políticas durante la actual legislatura.

Pero el estallido de la emergencia sanitaria en marzo de 2020 obligó a priorizar la lucha contra la covid frente al resto de iniciativas políticas.

Ahora, una vez superado el ecuador de la legislatura y con la pandemia aparentemente estabilizada y con el proceso de vacunación ya a velocidad de crucero, el Consell busca relanzar de nuevo la agenda verde.

La pasada semana, el president, Ximo Puig, aseguró en las Corts a una pregunta de la síndica de Unides Podem, Pilar Lima, que el Consell está «volcado» en la puesta en marcha de los compromisos incluidos en la declaración de emergencia de 2019. «Es la gran asignatura de esta década», remarcó el jefe del Consell.

Puig detalló el estado de la agenda verde y explicó que el borrador de la Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica se encuentra en este momento sometido a exposición pública y que una vez se presente el informe de alegaciones llegará al pleno del Consell. La norma es la herramienta principal para hacer frente al desafío medioambiental.

La ley plantea una reducción de las emisiones contaminantes de un 40 % en 2030 y el uso del cien por cien de energías limpias en 2050, un objetivo incluso más ambicioso que la norma aprobada para el conjunto del Estado.

El jefe del Consell situó «en sus primeros pasos» la ley de Economía Circular que los grupos que sustentan el Botànic presentaron en las Corts a finales del año pasado y que sigue también en período de exposición pública.

Con ella, asegura el jefe del Consell, se conseguirá reducir un 20 por ciento el porcentaje de residuos que acaban en vertederos mientras que en 2035 el porcentaje de los que llegarán a estos espacios será del 10 por ciento.

Agilizar la energía renovable

Además, Puig citó el decreto ley de impulso de las energías renovables, una norma que permitirá agilizar al máximo los trámites y que la instalación de energías limpias sea más rápida y eficaz.

Esta norma abre la posibilidad de alcanzar una potencia fotovoltaica de seis mil megavatios frente a los 364 actuales y llegar a otros 4.000 megavatios en las centrales eólicas y doblar prácticamente los 2.200 actuales, todos ellos objetivos de la estrategia 2030.

En ese contexto de recuperación de la agenda verde, el Consell ya ha otorgado las primeras ayudas a los municipios para lanzar políticas contra el cambio climático, con 2,7 millones el año pasado y otros 4,5 previstos en el presupuesto de este año.

Eficiencia de los regadíos

Otra de las propuestas del Consell para combatir la emergencia climática es la mejora de la eficiencia de los regadíos, con un plan de 1.200 millones a veinte años, para convertir al campo valenciano en aliado de la descarbonización de la economía, con la apuesta por la modernización. De hecho, algunos de los proyectos más interesantes que el Consell avala para que reciban fondos del programa de recuperación de la UE pasan por la modernización de regadíos en el Júcar y la mejora de las aportaciones de caudales al parque natural de la Albufera.

Según Puig, el Consell también ha puesto ya en marcha políticas en empresas públicas como Ferrocarrils (FGV) para ahorrar 150.000 toneladas en emisiones contaminantes y otras como el plan de infraestructura verde del litoral, el plan de l’Horta, el Patricova o las medidas de apoyo al vehículo eléctrico.

Lima defendió la necesidad de medidas concretas y criticó la saturación de centros comerciales que ahogan el pequeño comercio.

Compartir el artículo

stats