Buenas noticias. Dos aviones con vacunas Pfizer aterrizarán cada semana en la Comunitat Valenciana, en el aeropuerto de Manises, según ha informado Delegación de Gobierno, que ha concretado que los envíos se realizarán los lunes y miércoles. Esta decisión parte de Pfizer/UPS para evitar incidentes en el transporte aéreo, pues a partir de un número de kilos, el hielo seco no puede transportarse en un único avión y el aumento del número de bandejas que va a producirse con destino a la Comunitat Valenciana obliga a desdoblar el pedido.

Esta semana está prevista la llegada de 181.350 vacunas --90.090 primer vuelo y 91.260 en el segundo-- y se está realizando una prueba piloto de lo que será ya la dinámica habitual del mes de junio.

Así, a partir de la próxima semana, los envíos de Comirnaty de Pfizer se recibirán dos días a la semana. Las vacunas de Pfizer tienen que transportarse con cantidades importantes de hielo seco para mantener la vacuna a una temperatura inferior a -70 grados centígrados, tal y como marca el fabricante.

El hielo seco es dióxido de carbono en estado sólido, que pasa a estado gaseoso sin antes pasar por fase líquida. Esta circunstancia es problemática porque existe el riesgo de que pudiera incapacitar a la tripulación del avión. Es por eso que el hielo seco se considera un objeto peligroso en la aviación y su transporte aéreo está seriamente limitado, han informado las mismas fuentes.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado seguirán custodiando el traslado de vacunas desde el aeropuerto de Manises y el departamento de Sanidad Exterior de la Delegación del Gobierno se encargará de certificarlas antes de entregarlas a la Conselleria de Sanitat. El vuelo de este lunes ha llegado a las 6.43 horas al aeropuerto de Manises, procedente de Colonia (Alemania).