Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Audiencia confirma la absolución de Alperi por tres delitos fiscales

La exoneración del exalcalde del PP y de otros tres empresarios fue dictada hace casi dos años por un juez de lo Penal. La Fiscalía pedía que se anulara el juicio y que otro magistrado lo volviera a celebrar

La Audiencia confirma la absolución de Alperi por tres delitos fiscales

La Audiencia confirma la absolución de Alperi por tres delitos fiscales

La Audiencia de Alicante ha avalado la absolución del exalcalde de Alicante, Luis Díaz Alperi, de haber cometido tres delitos fiscales, hechos por los que fue juzgado en mayo de 2018 por un juez de lo Penal y por los que se enfrentó a una petición de pena de casi diez años de prisión. 

Junto a él también fueron exculpados otros tres empresarios: Antonio Moreno y el amigo del exregidor Antonio Solana, para los que se pedían tres y seis años de cárcel como cooperadores necesarios en el fraude, y el responsable de la Marina Deportiva de Alicante, Javier Palacio, que fue acusado de cohecho impropio por permitir al expolítico del PP que atracara su catamarán gratis. Se le reclamaron nueve meses de prisión. 

Aunque con ciertas matizaciones, el tribunal de la sección Décima ha confirmado las absoluciones de todos ellos en una resolución contra la que no cabe recurso.  

La Fiscalía y la Abogacía del Estado, que acusaban a Alperi de haber defraudado 682.000 euros durante los ejercicios fiscales de 2007, 2008 y 2010, recurrieron la sentencia absolutoria. El fiscal pedía que se anulara el juicio y lo celebrara otro magistrado. La Abogacía del Estado reclamaba que se volviera a redactar la sentencia. Ni lo uno ni lo otro. 

El magistrado Eugenio Alarcón tachó de «débiles» los «indicios» en que se apoyan las acusaciones y, por contra, consideró «lógico y razonable» que la sociedad de uno de los acusados (Moreno) abonara el millón de euros que el exregidor debía a la Agencia Tributaria sin que hubiera contraprestación alguna a cambio. 

Mientras la acusación pública y la Abogacía de Estado sostenían que el exregidor simuló negocios con sociedades radicadas en Madrid para ocultar ingresos de procedencia desconocida con los que saldó su deuda fiscal millonaria, el juez no vio ilegalidad alguna y el tribunal de la Audiencia no ha encontrado argumentos para rebatirlo. 

Tampoco vio el juez artimaña alguna en todo lo que rodea a la adquisición de un catamarán por la sociedad que Alperi compartía con Solana y a la que éste aportó la mitad del importe de la embarcación pese a que, según sostuvieron las acusaciones, no hacía uso de la misma ni se ocupaba de su mantenimiento, lo que supondría de hecho un incremento patrimonial para Alperi. Es decir, que el barco era en realidad el exalcalde. 

El juez de lo Penal 

Coincidiendo en el tiempo con el enjuiciamiento al expolítico popular, el magistrado Alarcón fue sancionado por el Consejo General del Poder Judicial con 2.000 euros por los retrasos en sus sentencias. La de Alperi tardó catorce meses a los que se suman los casi tres años que el juicio estuvo esperando a ser celebrado. El magistrado planteó una cuestión de competencia ante el Tribunal Superior, donde comenzó la instrucción del asunto por la condición de aforado del exalcalde, en esos momentos diputado autonómico. 

Compartir el artículo

stats