Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El eje del interior contra la despoblación

El Consell invierte 34 millones en esta segunda fase

El conseller Arcadi España, junto a los alcaldes de los municipios colindantes con la CV-35. | LEVANTE-EMV

Las obras de ampliación de la CV-35 han llegado a su fin. El conseller de Política Territorial, Arcadi España, hizo ayer los honores en la inauguración de la vía que ha añadido un tercer carril entre La Pobla de Vallbona y Llíria y un desdoblamiento entre Casinos y Losa del Obispo.

Se trata de una ampliación estratégica por los objetivos que persigue: por un lado, este corredor mejora la conexión entre el interior de la provincia de Valencia y la costa y contribuya a frenar la despoblación.

Por otro lado, el estímulo económico que puede suponer la ampliación en estos tramos para las empresas que ya existen en el Camp de Túria y las que quieran asentarse a partir de ahora, ya que se reduce el tiempo de trayecto y se sortean las caravanas de vehículos que se formaban entre Losa del Obispo y Casinos al existir solo un carril.

Dinamizar el interior

Ambos objetivos desembocan en la misma intención: dinamizar el interior. Por eso, el conseller España apostó por este corredor del interior como una conexión que vertebrará la provincia, entre el área metropolitana de València y las comarcas de La Serranía y el Rincón de Ademuz.

La inversión realizada, 34,2 millones, es una de las más grandes consignadas por el Consell en este ejercicio. La obra ha sido largo tiempo esperada por los municipios colindantes a la CV-35. Ayer, junto a España, estuvo el alcalde de La Pobla de Vallbona, Josep Vicent García, el de Casinos, Miguel Navarré, la de Benissanó, Amparo Navarro, la de Villar del Arzobispo, Maria Ángeles Beaus, o el de Llíria, Manuel Civera, quien señaló a este diario en una entrevista que esta infraestructura «favorecerá la industria de Llíria, la gran asignatura pendiente». El tercer carril entre La Pobla y Llíria, con 6,4 kilómetros en cada sentido, ha supuesto un coste 11,8 millones, mientras que la duplicación de la calzada entre Casinos y Losa se ha elevado a 22,4 millones.

Para el conseller se trata de que las comarcas del interior «tengan los mismos derechos» que la costa y que el acceso de los servicios se produzca «independientemente de dónde tengas el domicilio».

Esta obra ejecutada en 2008 tiene un peaje en sombra, por el que la Generalitat paga a la concesionaria por cada vehículo que circula en ella. Tal como publicó este diario, la Generalitat impuso una penalización de 1 millón de euros a la concesionaria Autursa por incumplir la obligación contractual de ejecutar la autovía hasta Losa del Obispo antes del 31 de diciembre de 2016. Fue recurrido y se está a la espera de resolución por parte del TSJ.

Compartir el artículo

stats