Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PP sopesa alargar plazos para evitar pinchar en la participación

La resistencia de Anaya a abandonar encamina al partido a una votación con las inscripciones bajo mínimos

Anaya

El plazo para que la militancia del PP pueda inscribirse para votar el próximo 4 de junio y elegir entre los precandidatos Carlos Mazón y José Vicente Anaya, si este último persiste en la carrera presidencial, podría ampliarse por segunda vez

Es una opción que está encima de la mesa del Comité Organizador del Congreso (COC) del PPCV y que buscaría dar margen de tiempo para movilizar el mayor número posible de personas y evitar un pinchazo en la participación, que, básicamente, dejaría en mal lugar al candidato alicantino que, con el aval de Génova, logró reunir una cifra récord de doce mil avales para su candidatura. 

Como ha informado este diario, la resistencia que está ofreciendo a Anaya en dar un paso atrás ha pillado con el pie cambiado al PP que daba por hecho que no habría votación. Un clima que ha desincentivado a la militancia para participar en unas primarias de postín.  

Mazón, que cuenta con el respaldo de las estructuras provinciales, ha ofrecido desde el inicio del proceso al alcalde de Ayora una candidatura de integración, aunque la oferta (no ha sitio para Anaya en un lugar relevante) no ha cuajado y ahora se encuentra con un rival sin opciones pero que enturbia su congreso de unidad. Ahora, ante la incógnita de qué hará Anaya, el aparato popular moviliza a los cargos locales para garantizar que Mazón no sufra el rídiculo de una participación muy alejada de los doce mil avales reunidos. El plazo ya se alargó cuando el COC constató que Anaya había conseguido los avales para ser precandidato.

Algunas fuentes sostienen que la semana arrancó con algo más de mil personas inscritas. A tres días de acabar el plazo para incribirse (20 horas de este viernes), no se descarta dar días para que los candidatos, que no han hecho campaña, puedan movilizar a la militancia.

Anaya, que solo reunió doscientos avales y carece de opciones, podría retirarse en la víspera de la votación, pero al tensar tanto la cuerda es posible que él y los suyos queden fuera delt odo de la ejecutiva. En el bando de Mazón no se oculta el malestar con Anaya por obligarles a poner en marcha una maquinarai de votación, a pesar de que el resultado es evidente. Y hay quien cree que al forzar tanto, Anaya ha perdido opción para negociar. 

Eso sí, la votación pone en un brete al jefe de la Diputación de Alicante, quien tendrá que echar el resto con dos retos delante: converir el votos los avales presentados o, al menos, superar los 6.645 sufragios papeletas que logró la todavía presidenta popular Isabel Bonig en sus primarias.

Compartir el artículo

stats