La campaña de control de velocidad de la Dirección General de Tráfico (DGT) finaliza en la Comunitat Valenciana con 3.325 conductores denunciados, lo que representa un 6,4 % del total de vehículos inspeccionados. Así lo indicó ayer la delegada del Gobierno, Gloria Calero. Del 10 al 16 de mayo se han controlado 51.773 vehículos, 6.910 más que en la campaña desarrollada entre el 6 y el 12 de julio del año pasado. De ellos, 3.325 conductores fueron denunciados por circular a una velocidad superior a la permitida. En julio de 2020 se contabilizaron 3.240 sanciones entre los 44.863 vehículos controlados, un 7,22 %.

Por provincias, en Alicante se han impuesto 795 sanciones; en Castelló 440, y en Valencia 2.090. A estos resultados hay que sumar los controles que la policía autonómica y locales han realizado en su ámbito de competencia, una colaboración muy importante pues unifica el mensaje de respeto de los límites de velocidad establecidos, independientemente de la vía por la que se circule.

La Ley de Seguridad Vial y el Reglamento General de la Circulación fija la normativa aplicable a los límites genéricos y específicos de velocidad, velocidad en adelantamiento y distancias entre vehículos El incumplimiento de los límites está tipificado como infracción grave o muy grave, sancionadas con multas de 100 a 600 euros. Además, el artículo 379 del Código Penal estipula que «el que condujere un vehículo de motor o un ciclomotor a velocidad superior en 60 kilómetros por hora en vía urbana o en 80 kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o a la de multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días».