La consellera de Sanidad, Ana Barceló, firmó ayer la resolución que renueva 6.050 de los 9.300 contratos de refuerzo covid hasta fin de año, pero que implica que 3.300 personas dejen de prestar sus servicios a la sanidad pública a partir del 31 de mayo al ver expirada su vinculación laboral con la Administración.

En este sentido, la directora general de Recursos Humanos, Carmen López, señaló que entre este miércoles y el jueves los departamentos de salud se pondrán en contacto personalmente tanto con los profesionales que prolongan sus contratos como los que no lo hacen. Todo ello después de negar por la mañana cualquier información vía WhatsApp con quienes no renueven su contrato.

El fin de un tercio de los contratos provocó el rechazo de los sindicatos y hace que el personal comience a movilizarse para protestar ante el cese de los 3.300 que no continuarán en el mes de junio. Así, el personal de diferentes hospitales valencianos está llamando a hacer concentraciones mañana, a las 11 en las puertas de los principales centros, para mostrar el desacuerdo por las decisiones de la conselleria.

Entre otras reivindicaciones, además del «total desacuerdo» con el fin de los contratos covid, está la exigencia de «transparencia y difusión de los listados, con la puntuación de los ceses a los trabajadores».