Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un bebé con signos de maltrato muere de un traumatismo craneal en Elx

La madre y su pareja han sido detenidos tras llevar al niño, de siete meses, al hospital ya sin vida

Una pareja de españoles de 44 y 35 años, vecina desde hace unos meses de la pedanía de La Hoya, se encuentra detenida desde el miércoles a la espera de pasar a disposición del juzgado de Instrucción 4 de Elx en relación con la muerte de un bebé de siete meses, hijo de la mujer, al que llevaron sin vida al Hospital General Universitario el lunes alegando que tras haberse tomado un biberón «no despertaba». Los médicos constataron en el momento de su ingreso que no respiraba y, pese a que presentaba signos de llevar fallecido al menos una hora (la data probable de la muerte figura en el informe forense), los servicios de Urgencia intentaron reanimarlo. Hora y media más tarde, el jefe de turno certificó el fallecimiento, en un primer momento, por posible muerte súbita.

El juzgado de guardia supo de los hechos ya por la tarde. Una comisión judicial se desplazó al centro sanitario con el forense, al igual que agentes del Cuerpo Nacional de Policía, donde conocieron los pormenores e informes. Entonces se decidió, a tenor de lo que explicaban los facultativos, que sería preciso realizar una autopsia y no entregar el cuerpo del niño a la familia. De forma paralela, se enviaron muestras del pequeño al Hospital La Fe para un estudio sobre muertes súbitas ya que todavía ésta era una hipótesis de trabajo. La jueza de guardia decretó ese mismo día secreto de las actuaciones para facilitar la labor de la policía e informó a la Fiscalía.

La autopsia que se le hizo al pequeño el martes en las instalaciones del Instituto de Medicina Legal de Alicante determinaron que presentaba un fuerte traumatismo craneoencefálico y que éste era el más que probable desencadenante de la muerte. También sirvió para constatar que el pequeño había sufrido malos tratos anteriores, hechos que los investigadores tendrán que intentar corroborar con testimonios. Igualmente, se preguntó a vecinos y familiares de ambos. Con todo ello se decidió que debían ser detenidos para esclarecer los hechos. El arresto se produjo en la vivienda de La Hoya. Habían pasado 48 horas desde lo ocurrido. De allí fueron trasladados a la Comisaría donde permanecerán hasta que presten declaración. El plazo de 72 horas vence el sábado, aunque podrían comparecer ante la magistrada el viernes.

Compartir el artículo

stats