Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanitat contratará a 6.500 sanitarios en verano tras prescindir de 3.300 refuerzos

El personal hospitalario protesta por la no renovación de uno de cada tres contratos covid a partir del 1 de junio

Personal sanitario protesta ante la falta de "transparencia" en la bolsa de Sanitat

Personal sanitario protesta ante la falta de "transparencia" en la bolsa de Sanitat

La Conselleria de Sanidad contratará 6.500 trabajadores sanitarios... un mes después de prescindir de 3.300. Las coincidencias, si es que existen, generan paradojas como que mientras en las puertas de los hospitales se gritaba «No más recortes» por parte de un personal sanitario que mostró su enfado por la no renovación de un 35 % de los contratos de refuerzo covid; en las Corts, el president del Consell, Ximo Puig, anunciaba el incremento de la plantilla del sistema de salud en más de 6.500 personas para los meses de julio, agosto y septiembre.

Según desgranaron desde la Conselleria de Sanidad, la inversión para este aumento de personal asciende a 64 millones de euros con los que poner en marcha tanto del Plan de Vacaciones y el Plan de Refuerzos de Verano. El primero tiene como objetivo cubrir los huecos que van dejando los trabajadores conforme estos toman días libres y hay destinados 59,6 millones de euros para contratar a 6.000 personas. El segundo supone fortalecer las zonas costeras y aquellas con mayor afluencia turística durante el verano y tiene una partida de 4,5 millones de euros para abrir 500 plazas extra.

En comparación con otros años, la Administración destinará 2,3 millones de euros más que en 2019 y 2020, aunque en el caso del Plan de Vacaciones habrá menos personal contratado que hace dos veranos, en tiempos de normalidad prepandémica. Aquel verano fueron 8.985 sanitarios contratados para el periodo estival por los 6.000 de este 2021 mientras que de refuerzo en zonas turísticas son 80 más.

Los 6.500 empleados sanitarios para este verano se incorporarán el 1 de julio y prestarán sus servicios hasta el 30 de septiembre. Un mes antes de su entrada, esto es, el 1 de junio, dentro de tres días, cesarán 3.300 personas que hasta ahora trabajaban para el sistema público de salud. Son un 35% de los 9.300 que se han contratado durante toda la pandemia para cubrir el incremento de las necesidades asistenciales a causa de la covid. En este sentido, la incidencia ha caído un 90 % desde los peores momentos y un 96 % en la presión hospitalaria.

«Este personal es necesario, todavía no hemos llegado a los niveles de población vacunada adecuados, tenemos que reducir la lista de espera tanto quirúrgica como diagnóstica y recuperar una normalidad anterior a la pandemia que todavía no se ha conseguido», expresó la representante de la junta de personal del departamento de salud de La Fe, María Pilar Piqueras, uno de los centros con menor porcentaje de renovación de los contratos covid (se quedan 505 de 853, un 59%).

Acompañando a sus palabras, una ola de batas blancas y pancartas gritaban «No somos de usar y tirar», se dedicaban aplausos a aquellas personas «despedidas» y se podían leer reivindicaciones como «Sanitarios necesarios» o «Menos sanitarios es menos salud». «Este personal se siente abandonado y ninguneado, han sido primera línea y no nos parece justo que no se renueve a todo el mundo porque son necesarios», insistió Piqueras quien, asimismo, indicó que son trabajadores «expertos que ya saben cómo funciona el cuidado de covid».

Sin despidos vía WhatsApp

Eso sí, la responsable del personal del departamento de La Fe negó que se hubiera informado de ceses a través de WhatsApp desde las direcciones del hospital. Así, aseguró que la decisión de quién renueva y quién no se decidió desde conselleria a partir de la puntuación en las bolsas públicas y que desde el momento en que estas se conocen se contactará por teléfono con cada uno de ellos para comunicarles su futuro.

Compartir el artículo

stats