El portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de València, Fernando Giner, será el responsable de política municipal de la dirección nacional de Ciudadanos. Giner, el único valenciano en el comité permanente, la cúpula más cercana a la presidenta, Inés Arrimadas, ha conocido el nombramiento esta mañana en el Consejo General que la formación ha celebrado en Madrid. La otra valenciana en la dirección, pero en la más ampliada, es la diputada en el Congreso María Muñoz.

De momento no hay novedad respecto al nombramiento del cargo de coordinador autonómico, el que ocupaba Toni Cantó hasta su salida de Ciudadanos el pasado mes de marzo. Con todo, la que gana enteros para ser la nueva coordinadora es la síndica en las Corts Ruth Merino. Merino tiene buena relación con el coordinador Edmundo Bal y aunque no ha podido evitar la salida de diputados en las Corts en el partido se valora su trabajo desde que sustituyó a Cantó en una situación muy delicada.

Mientras Giner se encargará de un área delicada porque en la formación naranja entienden que la OPA del PP va a llegar especialmente a través de los cargos municipales con vistas a las municipales de 2023.

Giner es una persona de la confianza de Arrimadas y será el encargado de poner en marcha una especie de oficina de atención al concejal para dar cobertura a los cargos municipales. El nombramiento aleja la posibilidad de que Giner vuelva a ser el coordinador autonómico.

Mientras, Arrimadas visitará la próxima semana València. En el partido aseguran que la delegación valenciana ha cerrado filas con la presidencia de Arrimadas.

Mientras, el Consejo General de Cs se ha reunido este viernes por primera vez desde las derrotas de Madrid y Cataluña y la fallida moción de Murcia, y ha concluido con un objetivo claro: reforzar el municipalismo para afianzar la implantación del proyecto naranja.

Una idea en la que han coincidido el vicepresidente de Andalucía, Juan Marín, y la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, según han dicho a los periodistas a la salida de esta reunión que -han asegurado- ha puesto de relieve "la unión que hay dentro de todo el partido y con una líder respaldada por todo el mundo".

"Ha sido el Consejo General más unido de los que he asistido, y he asistido a muchos", ha asegurado Marín, mientras que Villacís ha calificado la reunión de "muy constructiva".

El vicepresidente andaluz ha reconocido que el municipalismo es una de las asignaturas pendientes de Cs, no porque no le dieran importancia sino porque estaban ocupados "en otras batallas", pero ha subrayado que la implantación a nivel local "es clave".

Para Villacís es evidente también que la política municipal "es vital, es la piel del partido y la piel de una administración" y por eso Cs le va a dar a partir de ahora "muchísima importancia" y aprovechará todo el potencial que tiene en alcaldías y el millar de concejales "para que se hable del proyecto de centro".

La vicealcaldesa ha defendido también que hay que pasar página a los desastres electorales y pasar a la fase siguiente, la de las soluciones y en este sentido, ha defendido que para España es importante que haya "un proyecto de centro y liberal que marque la agenda política".

A su juicio, "es muy mala idea que solo tengamos un PP compitiendo con Vox y un PSOE compitiendo con Podemos" y eso se evita con "un centro fuerte" y en ese compromiso, según Arrimadas, se han implicado todos los asistentes a este Consejo, el máximo órgano político del Partido entre Asambleas Generales.

Se ha hablado también de la nueva estructura de la formación, que está terminando de ser perfilada y que podría quedar ya completamente definida en la reunión de la Ejecutiva del próximo lunes