Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los grupos burbuja se mantienen el próximo curso en los colegios

El 2021-22 se iniciará con una organización en Infantil y Primaria similar a la de este año, aunque sí accederán al aula docentes diferentes – Los institutos podrán doblar turnos para garantizar la presencialidad

Recordatorio del uso de la mascarilla en un centro valenciano.

Recordatorio del uso de la mascarilla en un centro valenciano.

Los centros educativos de todos los niveles ya han empezado a recibir de la Conselleria de Educación las primeras instrucciones de organización de cara al próximo curso.

En sendas cartas que el secretario autonómico de Educación y Formación Profesional, Miguel Soler, ha remitido a colegios e institutos, se detalla que “todos los grupos de Educación Infantil y de Educación Primaria se configurarán como grupos de convivencia estable, con la ratio establecida por la normativa vigente en la Comunidad Valenciana”, que para estos niveles es de 25 alumnos, por lo que previsiblemente aumente el número de escolares por aula en comparación a la cifra de este curso.

Pero la mayor novedad al respecto de los grupos burbuja es que, si bien este curso debían estar fundamentalmente solo con su tutor o tutora y se ha reducido la entrada de especialistas a las clases, en 2021-22 sí podrá haber más movimiento de docentes en las aulas. En concreto, y según se detalla, “se permitirá que tanto el profesorado especialista como el personal de apoyo a la inclusión, pueda intervenir presencialmente en los grupos de convivencia estable”, manteniendo la distancia interpersonal. Así, “ya no hará falta que el alumnado esté acompañado, en todo momento, por su tutor o tutora”, aunque seguirán sin poder interaccionar entre ellos escolares de clases diferentes.

El motivo del cambio de organización para el profesorado es, básicamente, su inmunización, que ya estará completa (con las dos dosis suministradas para principio de curso), además de una evolución de la pandemia favorable, según apuntan todos los indicadores.

Por otro lado, y como ya ocurrió hace un año, la conselleria pide a las direcciones de los centros que detallen qué profesorado extra consideran que necesitarán el próximo curso, así como monitores de comedor. En el caso de la enseñanza concertada -a las que se han remitido las mismas normas-, este refuerzo deberá solicitarse mediante horas adicionales de profesorado dentro del Plan de actuación para la mejora (PAM) del curso 2021-22.

Organización de los institutos

En cuanto a los niveles preuniversitarios superiores, en otra misiva Soler detalla que, como ya se había anunciado, “el objetivo planteado para el próximo curso es conseguir la presencialidad total del alumnado en todos los niveles y etapas educativas”.

Teniendo en cuenta que la distancia entre pupitres debe ser de 1,2m -se reduce ligeramente, pues ahora era de 1,5m-, Educación insta a los institutos a “utilizar todas las aulas y espacios de los que disponen”. “Por ello, la dirección del centro, en colaboración con el equipo docente, organizará las aulas/espacios más grandes para situar los grupos con mayor número de alumnado. Se procurará, con carácter general, la organización del alumnado en aula/grupo y se evitarán las organizaciones de aula/materia”, detalla el texto.

Si, aún así, hay centros que cuenten con problemas para garantizar la presencialidad del 100 % de su alumnado en una misma franja horaria (habitualmente, por la mañana), como última opción la conselleria apunta que “deberán contemplar la posibilidad de organizar determinadas enseñanzas, niveles o grupos en horario vespertino. Esta nueva situación se deberá trasladar a las familias en el plazo más breve posible”, se puede leer.

En este caso, la organización sí supone un reto para los centros más masificados, que tienen la compleja tarea de buscar la manera de acoger al estudiantado a diario, cuando este curso han podido optar por la presencialidad como mal menor y si no había otra opción.

Se trata de una cuestión que ya veían factible hace unos días fuentes de la Associació de Directors d’IES (Adies-PV), ya que no descartaban que en casos puntuales de centros muy masificados sea necesario doblar turnos (crear vespertinos) para poder acoger a todo el alumnado, como publicó este periódico.

En las cartas, Soler agradece a los docentes y equipos directivos la “colaboración y profesionalidad que, sin duda, ha sido uno de los pilares fundamentales para poder mantener la calidad de nuestro sistema educativo y también será, estamos convencidos, la clave para la organización y el desarrollo del curso 2021-2022”.

Cabe recordar que las familias, a través de la Confederación de Ampa Gonzalo Anaya se han mostrado siempre a favor de la presencialidad, ya que consideran que asistir a clase con turnos semipresenciales (medida adoptada por algunos IES este curso, por falta de espacio) agudiza la desigualdad entre el alumnado y también entre centros educativos.

Compartir el artículo

stats