Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 99 % de los inmunizados en residencias genera anticuerpos

Un 70 % reporta efectos secundarios leves o inexistentes

Vacunación en las residencias

Vacunación en las residencias

La vacunación funciona y para muestra, un informe científico valenciano. Así, al descenso generalizado de contagios y fallecidos tanto en población general como especialmente en los grupos etarios inmunizados, ayer se añadieron los primeros resultados del Programa Valenciano de Vacunación (ProVaVac) que ha demostrado que un 98,7 % de las personas que recibieron el fármaco contra la covid en residencias ha generado anticuerpos.

Esta es, según desgranaron desde el comité de expertos al president, Ximo Puig, la vicepresidenta, Mónica Oltra, y consellera de Sanidad, Ana Barceló, en una reunión en el Palau, «una tasa que se sitúa entre las más altas de las descritas hasta el momento». «Hemos encontrado una respuesta satisfactoria», indicó al respecto David Navarro, catedrático de Microbiología y uno de los máximos responsables de este grupo.

Estudio con 881 mayores

Este estudio de seroconversión se ha realizado con una muestra de 881 personas mayores de 13 centros vacunadas con Pfizer a las que se les hizo test rápido de detección de estos anticuerpos alrededor de tres meses más tarde de recibir la segunda dosis. Tras estos, el 98,7 % había desarrollado anticuerpos y en el 1,3 % restante, dos de cada tres habían generado otro tipo de inmunidad: linfocitos T específicos contra la proteína S del virus.

La generación de anticuerpos supone contar con protección frente al virus y poder tener una respuesta inmunitaria que minimice al máximo el impacto de este en el organismo. A estos primeros anticuerpos, que también aparecen tras un contagio de forma natural, se añaden los linfocitos T, que también realizan una labor de protección contra patógenos como este caso el coronavirus.

Este estudio, que es pionero puesto que continúa investigando los efectos de la vacuna prácticamente en directo del operativo, corroboraría no solo la creación de anticuerpos por parte del suero, sino que estos durasen más de tres meses en personas mayores que podían contar con un sistema inmunitario más débil. No obstante, desde el programa auspiciado por la Generalitat indicaron que se continuará a los tres meses para valorar la duración de esta respuesta inmunitaria.

Pero este no ha sido el único punto analizado por parte del ProVaVac. Otro punto es la «cuantificación de acontecimientos adversos». Así, a partir de una encuesta que se podía rellenar en el día 1, 2, 3 y 7 por parte de quien recibía la inoculación del suero, un 70 % aseguraba no haber tenido síntomas o que estos fueran leves. El más común ha estado relacionado con molestias en el brazo al que le siguen malestar general o cansancio. Entre aquellos que reportaban haber tenido algún síntoma, el 90 % aseguraba que a la semana ya había desaparecido.

Compartir el artículo

stats