Un gigante de las ciencias -o de la literatura- abre sendas que otros transitan para trazar su propio camino. Algo parecido sucede con el nuevo premio Jaume I de Economía, Antonio Cabrales, quien confiesa su deuda con John Forbes Nash, el matemático que ganó el Nobel de Economía en 1994 por su teoría de juegos y cuya vida inspiró la película «Una mente maravillosa», protagonizada por Russell Crowe.

El catedrático de la Universidad Carlos III de Madrid obtuvo ayer el galardón por sus contribuciones, precisamente, a la teoría de juegos, la economía del comportamiento y experimental y el análisis de las redes sociales. Cabrales detalló a este diario que su trabajo trata de explicar «cómo los individuos toman decisiones y cómo eso afecta a los demás». El economista añadió que intenta «incorporar ideas de la psicología, como ver qué ocurre cuando interactuamos partiendo del hecho de que no somos omniscientes y no tenemos una racionalidad infinita. Se cometen errores, muchas veces sin darnos cuenta de ello».

El impacto de las decisiones personales

Cabrales apunta que sus investigaciones son aplicables a la economía, pero también a la política, la educación o la biología. Respecto a las redes sociales, explica que su trabajo está dirigido a analizar cómo el individuo «toma decisiones, como ponerse la mascarilla o pagar impuestos, tomando en consideración lo que piensan los demás sobre esas personas». También analiza «la interacción y el impacto social que provocan las decisiones personales».

El economista, que participa en la mesa de expertos sobre el plan de financiación de las universidades públicas valencianas, fue catedrático en el University College London y en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona. Es vicepresidente ejecutivo de la Asociación Europea de Economía. Tiene un doctorado en Economía por la Universidad de California en San Diego.