Reconoce que no tuvo referentes femeninos durante sus estudios y se enorgullece de poder serlo para generaciones futuras. Nuria Oliver, Premio Jaume I en Nuevas tecnologías, es la única valenciana galardonada en el certamen y una de las dos mujeres premiadas en la 33 edición. Ayer se mostraba «feliz, agradecida y sorprendida» tras conocer la decisión del jurado. «Cualquier disciplina que no tiene diversidad está empobrecida así que es fundamental contar con referentes femeninos y reconocer a mujeres que trabajan en la sombra», explicó tras recibir un premio que muy pocas mujeres han obtenido.

Nuria Oliver ha dedicado su carrera como investigadora en Inteligencia Artificial a «inventar tecnologías que nos ayuden a los humanos tanto a nivel individual (controlar con el móvil la apnea del sueño, tomarse la medicación o predecir maniobras para una conducción segura) como a nivel colectivo, como potenciar la inclusión financiera en países en desarrollo o aplicar tecnología que permite poder saber cuántas personas hay y dónde están tras un desastre natural. El objetivo es desarrollar sistemas de Inteligencia Artificial que nos resulten de ayuda». Como investigadora que es aprovechó el altavoz que suponen los Premios Jaume I para reclamar una mayor financiación ya que «la inversión es una de las decisiones más importantes estratégicamente de una región porque son garantía de poder mejorar y abordar los grandes retos a los que nos debemos enfrentar como el cambio climático, el envejecimiento de la población, las pandemias. Estos grandes retos no los vamos a poder resolver sin la ayuda de la ciencia y la tecnología e Inteligencia Artificial. Por eso debemos invertir en investigación científico tecnológica para mejorar como sociedad y ser más competitivos».

La investigadora alicantina defendió una educación pública en la que estudió desde el colegio hasta la universidad y lamentó la «fuga de cerebros». De hecho, cuando regresó a España (año 2007) decidió crear y liderar un área de investigación de Inteligencia Artificial para conseguir «atraer y retener a la próxima generación de talento».

Con impacto social

Así, ante grandes empresas norteamericanas y asiáticas, Nuria Oliver decide crear Ellis (Laboratorio Europeo de Aprendizaje y Sistemas Inteligentes), de la que es cofundadora y vicepresidenta. «Son grupos excelentes que ofrecen unas características atractivas para retener talento. En la Comunitat Valenciana tenemos una unidad Ellis en Alicante y es la única fundación privada sin ánimo de lucro que tiene como propósito convertirse en centro de referencia europeo y mundial de investigación en Inteligencia Artificial centrada en las personas, con un impacto social positivo».

El jurado de Nuevas Tecnologías le concedió el galardón por «haber desarrollado contribuciones científico-tecnológicas fundamentales en métodos de Inteligencia Artificial para modelar el comportamiento humano a partir de grandes fuentes de datos y ser pionera en el uso de modelos gráficos dinámicos para reconocer interacciones humanas, con aplicación a sistemas de salud y bienestar entre otros ámbitos».