Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Estoy a punto de hacer realidad mi sueño de estudiar Física"

Enrique Puig, con una deficiencia visual que le dificulta más que al resto de alumnos estudiar y leer, se presenta a la selectividad acompañado por una docente de la ONCE y con unas pruebas adaptadas

La profesora de la ONCE Regina Bonet, junto al estudiante Enrique Puig, que este curso se presenta a la selectividad, ayer. | MIGUEL ÁNGEL MONTESINOS

La profesora de la ONCE Regina Bonet, junto al estudiante Enrique Puig, que este curso se presenta a la selectividad, ayer. | MIGUEL ÁNGEL MONTESINOS

Enrique Puig salta todos los obstáculos y corre hacia la meta para alcanzar su sueño: ser físico. Este joven de 17 años, estudiante del Colegio La Purísima de València finaliza hoy las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) y es uno de los seis alumnos que ha acompañado la ONCE durante la selectividad en la Comunitat Valenciana este 2020-21.

Enrique tiene una deficiencia visual conocida como nistagmo, ligada al albinismo que tiene. Según explica, sus ojos hacen constantemente «barridos involuntarios» para captar lo que ve desde diferentes ángulos. Por esto, le cuesta más leer y hacer una letra clara, «lo que es muy importante en las PAU», matiza en la Universitat Politècnica de València, donde se examina.

Gracias al trabajo de la ONCE, cuenta con exámenes adaptados, una opción que también tienen el resto de alumnado con otras Necesidades Educativas Especiales (NEE) que lo solicitan. En su caso, los enunciados tienen un tamaño de letra mucho mayor que el habitual y, además, dispone de 45 minutos extra en cada materia. Con estas modificaciones de forma —que no de contenido—, asegura que no tiene «ninguna dificultad», por lo que se siente «muy agradecido».

Desde la ONCE detallan a Levante-EMV que antes de la selectividad, elaboran un informe con las «condiciones óptimas» que garantizan la igualdad de estos estudiantes respecto al resto (por ejemplo, material o iluminación especial, braille o tamaño mayor de la letra, los mapas o las imágenes), así como «la ampliación del tiempo según la dificultad visual del alumno, desde un 20 % hasta un 50 %». Esta información se remite a Toni Gil, coordinador de las pruebas, y la Unidad de Producción del Centro de Recursos Educativos en Alicante (CRE) de la ONCE, quienes hacen las adaptaciones.

Además, los maestros de apoyo de la ONCE están estos días con los alumnos en las PAU, como hace Regina Bonet con Enrique —a quien atiende desde la Primaria—, y cuya tarea durante la selectividad es la de «acompañar pero no intervenir».

Desde Primaria

Como relata Bonet, Enrique también ha aprendido con adaptaciones en su centro, donde cuenta con un monitor en el pupitre para ver mejor la pizarra digital —además de una tableta— y observa con un catalejo la pizarra tradicional de tiza, cuando la usan en clase.

Con todo esto, Enrique reconoce que el camino que le lleva a la universidad no ha sido fácil, pero se muestra muy ilusionado por entrar en el grado de Física. «Es una pasión que tengo desde muy pequeñito y estoy a punto de hacer mi sueño realidad, pero es verdad que en la ESO y Bachillerato se me ha hecho más complicado y he tenido que esforzarme un poco más que mis compañeros», admite, al tiempo que explica que al ser deportista de élite, también otro reto ha sido cuadrar los estudios con el atletismo.

Junto a él, se emocionaba ayer Regina Bonet, al acabar los exámenes del día: «Se hacen mayores y es una satisfacción ver que el camino que hemos andado hasta aquí tiene mucha recompensa», reconocía.

Compartir el artículo

stats