Se llama Alianza Verde y nace dentro de la órbita de Unidas Podemos con la misión de disputar el espacio verde en el ámbito de la izquierda. Su máximo impulsor es el fundador de Equo, Juantxo López de Uralde, pero su rostro visible en la Comunitat Valenciana es el de Julià Àlvaro, exsecretario autonómico de Medio Ambiente y subdirector de la Entidad Valenciana de Vivienda y Sueldo (Ehva), que se integra en la ejecutiva.

La presentación de la nueva marca coincidió ayer con una propuesta difundida por Equo que llama a consolidar y ampliar su propio espacio verde con Más País y Compromís a través de una plataforma cooperativa «estable» que buscar sumar nuevas alianzas con otras fuerzas.

Àlvaro fue portavoz de VerdsEquo -una de las patas de Compromís- hasta que en 2018 abandonó el partido por discrepancias internas, poco antes de que Equo se partiera en dos cuando las bases votaron mayoritariamente a favor de aliarse con Íñigo Errejón. La creación de Alianza Verde junto a Uralde -que también dejó Equo y ahora es diputado de Unidas Podemos- evidencia la pugna en pleno proceso de reorganización de la izquierda.

«Estamos viendo cómo la agenda política se llena de discurso verde, pero también vemos con preocupación que el discurso está envuelto de muchísimo tacticismo y es preciso concretar y precisar», recalcó ayer Àlvaro. «El ecologismo no es para decirse sino para hacerse: por eso nos presentamos como partido», agregó el alto cargo valenciano, que ve «imprescindible» buscar «áreas de confluencia» con otras plataformas para «multiplicar el efecto y la utilidad de nuestro trabajo». «Nos tenemos que enfrentar a este capitalismo depredador y hacer entender que la crisis social es también ambiental», remachó.