Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ocio nocturno confía en que el Consell levante las restricciones y aplaza recurrir a la Justicia

Los empresarios esperan que Sanidad amplíe la próxima semana el horario de cierre y suavice el uso de barras y pistas de baile - El sector impugnará el decreto si no hay cambios

El ocio nocturno confía en que el Consell levante las restricciones y aplaza recurrir a la Justicia

El ocio nocturno confía en que el Consell levante las restricciones y aplaza recurrir a la Justicia

La Coordinadora Empresarial de Ocio y Hostería (CEOH) ha decidido aplazar su decisión de recurrir ante los tribunales el decreto del Consell que, de momento, obliga a todas las discotecas y pubs de la Comunidad Valenciana a cerrar a las dos de la madrugada imponiendo, además, limitaciones en el aforo y en el uso de las barras y las pistas de baile. Unas medidas que, sin embargo, no se están aplicando en otras Comunidades Autónomas a pesar de registrar peores datos de incidencia de covid-19 que la Comunidad Valenciana.

La posibilidad de suavizar las restricciones al ocio nocturno está ahora en manos del Consell, después de que el Gobierno central reculase en su postura inicial de limitar el horario de cierre a las tres de la madrugada. El pasado miércoles, tal y como este diario publicó, el presidente de la Coordinadora Empresarial de Ocio y Hostelería, el alicantino Lalo Díez, anunció que esperarían a conocer el acuerdo del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y la posterior decisión del Gobierno valenciano antes de recurrir el decreto. Una medida judicial por la que ya han optado las patronales del sector en Valencia. Pues bien, los miembros de CEOH se reunieron durante la tarde de ayer en Alicante para tomar una postura después de que la Conselleria de Sanidad haya optado por mantener las restricciones en los pubs y discotecas. El encuentro se alargó varias horas y no hubo acuerdo unánime.

De momento, según explicó Lalo Díez, no se van emprender acciones legales a la espera de que, en la próxima semana, el Consell autorice buena parte de las medidas que los empresarios llevan reivindicando en las últimas semanas. Por lo pronto, han optado por remitirle al Ejecutivo valenciano un documento para recordarle todas sus peticiones mientras el gabinete jurídico que los representa comienza a recopilar toda la información necesaria por si, finalmente, tienen que acudir a los tribunales para dirimir el conflicto. «Vamos a reclamar que se amplíe el horario y que se permita a los clientes bailar, con los miembros de su núcleo de relación, en la zona del local donde se encuentren. Y, además, vamos a exigir que todo ello se incluya de forma inmediata en el próximo decreto del Consell, tal y como nos consta que otras Comunidades Autónomas pueden hacer en cuestión de horas», explicaba Lalo Díez.

De momento CEOH se decanta por una posición de cautela a la espera de conocer la nueva resolución de la Generalitat Valenciana. Un decreto que aguardan para los próximos lunes o martes. «En estos momentos la situación para el sector es del todo insostenible y este fin de semana habrá botellones cuando tengamos que cerrar nuestros negocios a las dos de la madrugada», añade el responsable de la Coordinadora insistiendo en señalar que «en Alicante no somos distintos al resto de España y por eso no entendemos el agravio comparativo que estamos sufriendo, máxime teniendo en cuenta que desde el 15 de marzo tenemos los mejores datos sanitarios del país». Por eso considera que las medidas que se están aplicando no responden a criterios sanitarios sino de carácter político y administrativo.

El pasado martes, pese al convencimiento de la consellera de Sanidad de los beneficios para el ocio nocturno por poder reabrir sus locales, los empresarios volvieron a asegurar que recurrirían el decreto del Consell en los tribunales si no se amplía el horario de apertura y se suavizan otras limitaciones, como que los clientes puedan estar de pie y bailar en el interior del establecimiento. Ya entonces el responsable de la Coordinadora afirmó que las limitaciones están «fuera de lugar por la buena situación de la Comunidad Valenciana y porque, sin toque de queda, lo único que lograrán es que, cuando se cierren nuestros locales, el botellón y el descontrol se traslade a las playas y a las plazas». Para los dueños de pubs y discotecas la Generalitat podría tener perfectamente a mil empresas de ocio actuando como un dique de contención frente al virus: con unas normas y con el cumplimiento de unas medidas que no se dan en un botellón. Para Díaz es «ridículo» que la hostelería no pueda abrir hasta la 1.30 horas y que los establecimientos tampoco puedan recuperar lo recogido en la Ley de Espectáculos, que fija la clausura a las 3.30 y a las 5.30 horas, o «al menos un horario similar y escalonado». Por eso ayer volvió a apelar al sentido común. «Sabemos que el virus sigue aquí pero hay que dar un paso más allá y el ocio nocturno no reabrirá, realmente, hasta que no decaigan todas las limitaciones», subraya.

También César Anca, presidente de ARA, la Asociación de Restaurantes de Alicante, se ha mostrado muy crítico con el inmovilismo de los poderes públicos. «Los responsables de Sanidad no nos escuchan, llevan sin querer escucharnos desde que comenzó la pandemia, pero deberían saber que las discotecas y los restaurantes somos los únicos aliados que tienen para controlar las reuniones sociales y proporcionarles un entorno seguro».

Cabe recordar que el sector del ocio nocturno ha permanecido once meses cerrado por decreto. Y los cinco que lleva abierto está sujeto a unas restricciones que le están obligando a adaptarse a un modelo diferente a su actividad.

Compartir el artículo

stats