El exsubdelegado del Gobierno y exconcejal socialista del Ayuntamiento de València, Rafael Rubio, en prisión provisional desde el 15 de mayo por el caso Azud II que investiga una trama de presuntas mordidas urbanísticas, recuperará en 2021 su salario básico como funcionario más una corrección por descendientes que ascenderá a 23.493,68 euros anuales, según confirman fuentes municipales.

No obstante, como su solicitud de reingreso se produjo el pasado 18 de mayo, la cantidad a percibir será menor ya que se descuentan los casi cinco primeros cinco meses del año transcurridos por lo que el salario anual que percibirá mientras continue su situación de prisión provisional, que le impide incorporarse a su puesto de trabajo, será de 14.645,15 euros.

Rubio solicitó su reingreso como funcionario en el Ayuntamiento de València para no perder la plaza, según adelantó Levante-EMV el 1 de junio. La petición la presentó a través de un familiar. La plaza que tiene en propiedad como funcionario es de geógrafo en la Oficina Técnica de la Devesa-Albufera. Desde 2015 hasta 2020 ocupó el puesto de coordinador general del Área de Desarrollo Urbano y Vivienda por el que cobraba una salario bruto anual de 65.000 euros y 4.642,86 euros mensuales brutos.

Desde que fue nombrado subdelegado del Gobierno, el 30 de junio de 2020, Rafael Rubio estaba formalmente en situación de servicios especiales. Cuando Rubio quede en libertad, el reingreso como geógrafo en la Oficina de la Devesa-Albufera deberá producirse «a partir del día siguiente a la finalización de la prisión provisional en la que se encuentra en la actualidad».