La segunda vuelta a la normalidad en un año está dejando un paisaje tranquilo y esperanzador en la C. Valenciana. Sin grandes altercados nocturnos, las localidades valencianas empiezan a acoger turistas en sus calles desde hace varias semanas, pero la eliminación del toque de queda ha sido la última barrera que se ha levantado y que ha animado a los visitantes a volver y los municipios costeros han sido los primeros en notarlo.

De hecho, los datos que maneja el portavoz de la Coordinadora Empresarial de Ocio y Hostelería de la C. Valenciana (CEOH), Vicente Pizcueta, aseguran que las visitas a València se han multiplicado por tres de gente que reside en la provincia, «pero son excursiones que no generan pernoctación». Los municipios turísticos han incrementado por diez las visitas de turistas de la meseta, «normalmente asociado a la ocupación de sus segundas residencias en Gandia, Dénia, Cullera o Benicàssim», apuntó Pizcueta.

Sin embargo, las cifras de visitantes que maneja la Coordinadora señala que están en un 33 % de lo que era habitual en 2019, aunque la tendencia es creciente y se espera un incremento «muy importante» en las próximas semanas, a medida que avance la vacunación y el certificado digital de la UE.

En Xàbia, el alcalde José Chulvi aseguró que la presencia de foráneos se ha notado en el repunte que la actividad económica ha vivido en las últimas semanas, lo que supone una muy buena noticia para la hostelería y el comercio de la Marina Alta.

Xàbia, como Dénia, son ambos municipios con una alta presencia de turistas nacionales con segunda residencia en estos municipios. «Lo hemos notado desde hace dos fines de semana y va in crescendo», afirmó Chulvi. Según el primer edil confluyen varios factores: por un lado, la caída progresiva de restricciones por la pandemia de covid-19, seguido del buen pronóstico meteorológico para el fin de semana y, por último, el éxito del bono turístico de la Generalitat. El combo de las tres variables ha propiciado que las playas vuelvan a estar llenas de turistas, también los que van a pasar el día y que provienen de distintos puntos de la Comunitat Valenciana en busca de calas.

Ni rastro de ingleses

Franceses, alemanes, belgas y holandeses son los únicos turistas extranjeros que se dejan ver en la Marina Alta. Lo confirma el alcalde de Dénia, Vicent Grimalt, quien confirma que no hay ingleses de visita a excepción de los que residen en el municipio todo el año. El veto del Gobierno de Boris Johnson a la C. Valenciana les mantiene todavía alejados y aunque sí se ven de otras nacionalidades, tampoco son el público masivo. Sin embargo, «tenemos entre un 40 y un 50 % de gente con segunda residencia aquí y son los que más han venido, se ha notado muchísimo en las calles», señala Grimalt.

Respecto al refuerzo de la seguridad, el primer edil confirma que se ha incrementado desde hace una semana y no se ha detectado ningún altercado notorio. «Aún así, es muy difícil controlar los 20 kilómetros de playa que tenemos para que no se aglomere gente», aunque aún es pronto ya que será en julio y agosto cuando habrá que estar más alerta «porque se descontrola todo más», señaló Grimalt.

En este sentido, en Cullera ya se han instaurado las restricciones que seguirán vigentes en San Juan y la playa está cerrada por las noches para evitar las reuniones masivas y botellones en espacios públicos. No se ha detectado un aumento masivo de visitantes en esta localidad de La Ribera, si bien el lunes se hará un análisis del consumo de agua para certificar si ha crecido la población durante el fin de semana. Durante los últimos 15 días sí que se ha notado la afluencia de gente en Gandia, tal como confirma el concejal de Turismo, Vicent Mascarell. Los hoteles han estado al 80 o 90 % de ocupación y el perfil es el mismo: turista nacional. «Sobre todo se ha visto a aquellos que eran de Madrid o de Castilla-La Mancha que han tenido puentes festivos en el último mes», apunta. Los turistas internacionales, «prácticamente nada».

Por su lado, la Confederació de Comerç d’Alacant, Castelló i València (Confecomerç), su presidente Rafael Torres asegura que se empieza a notar la llegada de visitantes «pero es muy débil» como para que repercuta en hostelería y comercio.

«Hay que esperar a ver si el pasaporte covid funciona y se abre la movilidad aún más de cara a verano, pero seguirá estando por debajo de lo habitual».

Comparte sensación con el portavoz de la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), Joaquín Cerveró, quien fía el incremento de visitantes a la vacunación, porque el tuismo internacional en estos momentos es «prácticamente testimonial».

El sábado dejó imágenes típicas del verano prepandemia. La Granadella volvió a llenarse de visitantes en busca de calas valencianas y esta es una de las opciones por excelencia. Resultó difícil mantener las distancias de seguridad y el ayuntamiento comenzará a controlar el aforo de este arenal el próximo 19 de junio.