Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La respuesta a la covid y el envejecimiento dispararán el gasto social en 2.000 millones

Funcas sitúa a la Comunitat Valenciana entre las autonomías que mayor presión soportará en 2030

Preparación de una vacuna para un enfermo en una cama

La Comunitat Valenciana figura entre las autonomías que mayor presión soportará a final de la década e inicio de la próxima para hacer frente al gasto social. Un informe de Funcas, un think tank dedicado a la investigación económica y social, señala a la autonomía entre las que mayor crecimiento experimentará en población mayor de 65 años, con Canarias, Baleares, Madrid y Cataluña.

Ello obligará a la Administración valenciana a ampliar su presupuesto destinado a gasto social en al menos dos mil millones, que son cerca de cuatro mil si se abarca el periodo desde 2017, un tiempo en que las políticas públicas del actual Consell ya han aumentado el presupuesto destinado a gasto social (Sanidad, Educación y política Social) en unos dos mil millones en los últimos años.

Funcas señala que la respuesta que los gobiernos tienen que dar a la pandemia, que ha puesto en tensión todo el sistema sanitario, y también al envejecimiento obligarán a elevar la calidad y la dimensión de algunos servicios públicos básicos, como la sanidad o la protección social. 

Según los datos que recoge, el presupuesto de la Conselleria de Sanidad tendrá que aumentar hasta los 8.000 millones a mitad de esta década y llegar a los 8.584 millones en 2030 cuando en la actualidad es de 7.500.

Entre los escenarios que plantea el estudio, todo el gasto social de la Comunitat Valenciana, incluida la dependencia, tendrá unas necesidades de 16.010 millones al finalizar la década, una diferencia de 3.964 millones al alza frente al presupuesto autonómico de 2017 que el estudio situaba en los 12.046 millones, aunque en el actual 2021 ese gasto ya se ha elevado a los 14.057, por lo que el impacto a tener en cuenta será de unos dos mil millones en el caso valenciano según el detalle por autonomías del trabajo.

La pandemia añade presión

La lucha contra la covid ha añadido presión al gasto de las autonomías. En torno al 70% del gasto soportado por las autonomías se destina a los servicios sociales básicos: sanidad (37%), educación (24,5%) y protección social (6,5%), afectados tanto por la crisis sanitaria como por el impacto a largo plazo del envejecimiento progresivo de la población sobre el gasto y por la baja tasa de natalidad sobre los ingresos.

El estudio ‘La sostenibilidad del gasto social en las haciendas autonómicas. Perspectivas 2018-2030’, esboza un posible escenario del gasto social autonómico e identifica los puntos que van a soportar mayor presión al alza en los próximos años. La mayor parte del aumento de las necesidades se explica por el componente sanitario y se concentra en aquellas autonomías donde los tramos de edad superior a 65 años crecerán más en términos absolutos, Comunitat Valenciana, Canarias, Baleares, Madrid y Cataluña.

En contraste, por razones demográficas el gasto en educación podría generar incluso un ahorro de no mediar otros factores que lo impulsen al alza, señala el estudio. El informe asegura que son precisamente las autonomías mencionadas las que tendrían mayor dificultad para el cumplimiento de la regla fiscal.

Escenario postpandemia

El estudio incorpora un escenario postpandemia, que recoge el aumento previsible de la presión política y social para elevar la calidad y la dimensión de los servicios públicos fundamentales. En el caso del gasto sanitario autonómico, el refuerzo estimado supondría un 7,4% de mayor gasto real que en el escenario prepandemia.

Compartir el artículo

stats