La última actualización del Ministerio de Sanidad de la situación epidemiológica de las variantes de SARS-CoV-2 de importancia en la salud pública en España, correspondiente a la semana 22 del 1 al 6 de junio, detecta que un 60,4 % de los casos en la Comunitat Valenciana son compatibles con la variante alfa o británica (B.1.1.7), mientras que un 14,5 % son compatibles con las cepas beta o sudafricana (B.1.351) y gamma o brasileña (P1). Este último porcentaje es el más alto de España, seguido de Asturias (13,1%), Castilla-La Mancha (9,2 %) y Canarias (7,6 %).

El documento ministerial explica que el muestreo, tanto en esa semana como en la anterior, no fue aleatorio en la Comunitat Valenciana ni en Asturias, sino dirigido al estudio de brotes recientes con sospechas de la variante gamma, que en la semana previa, la última de mayo, daba un porcentaje cercano al 22% de los casos, por lo que el descenso es de 7,3 puntos entre ambas semanas analizadas. De la misma manera que se reduce esta variante P1 aumenta en mayor porcentaje la variante B.1.1.7, pues crece más de 18 puntos respecto a la semana 21, cuando su presencia era del 42,4 % de los casos.

La cepa británica sigue siendo la predominante y en una situación de estabilidad, según el documento ministerial, cuyos datos convierten a la Comunitat Valenciana con la de menor porcentaje en su presencia en toda España tras Baleares, que está en el 59,5 % de los casos. Por encima está Cataluña con un 63,7% de extensión. La comunidad donde más extendida está la variante alfa es Asturias (98,8%). A principios de mayo, en la semana del 3 al 9 de mayo, la presencia de esta variante B.1.1.7 en tierras valencianas alcanzaba un 83,6 % de los casos, frente al 89 por ciento de la semana entre el 26 de abril y el 2 de mayo. Es la variante que sustituyó al virus original y es la dominante en España desde hace varios meses (así como en Europa), en un rango entre el 59,5 % correspondiente a Baleares y el citado 98,8 % que se da en Asturias.

En cuanto a las variantes sudafricana y brasileña, en la Comunitat Valenciana ha aumentado su presencia desde el 8,4 % que alcanzó entre el 26 de abril y el 2 de mayo hasta el 14,5 % de la primera semana de junio con datos probables de estas variantes, que se han estimado mediante PCR específica y número de muestras analizadas con esta técnica durante la semana epidemiológica citada. Este último porcentaje es el más alto de España, seguido de Asturias (13,1%). Aragón y Castilla-León tienen un 0 % de casos.

En cuanto a la variante delta o india en la anterior denominación (B.1.617), el Ministerio de Sanidad precisa que, por el momento, los datos de secuenciación muestran frecuencias por debajo del 1 %. En la Comunitat Valenciana se detectó a principios de mes un caso de esta cepa en el departamento de Elx. Se trataba de una persona que ha viajado recientemente a Madrid, donde pudo contraer la enfermedad, ya que en esa ciudad la presencia de la cepa india era más amplia. El paciente evolucionó bien y en esos momentos se estudiaba su entorno por si hubieran más casos de esta variante, aunque en principio se trataría de un caso aislado y totalmente controlado, según explicó entonces la Conselleria de Sanidad. En València se detectó el 1 de mayo un brote con cepa india entre los 7 tripulantes de un barco, que estuvo aislado y en cuarentena en el puerto.

En España, aunque aún de forma minoritaria, ya que representa menos del 1 por ciento de los casos, cuatro comunidades (Madrid, Cataluña, Castilla y León y la Comunitat Valenciana) ya han confirmado la transmisión comunitaria de esta variante, según el Ministerio. La Comunidad de Madrid decidió adelantar el segundo pinchazo de AstraZeneca para el grupo de edad entre los 60 y 69 años como prevención ante una posible expansión de los casos de la variante india. Nuevos datos de evidencia en la práctica clínica real recogidos por el organismo de salud pública del Reino Unido, Public Health England (PHE, por sus siglas en inglés), han evidenciado que la vacuna contra la COVID-19 de AstraZeneca ofrece altos niveles de protección contra la variante delta tras la segunda dosis. En concreto, los resultados, que analizaron más de 14.000 casos de esta cepa delta entre el 12 de abril y el 4 de junio, demuestran que las dos dosis de la vacuna de AstraZeneca son efectivas frente a hospitalizaciones causadas por la variante india en un 92 por ciento y sin ningún caso de muerte.