Una pareja de 27 y 29 años, vecina de Torreblanca, fue detenida por la Policía Nacional por presuntos malos tratos a su bebé de tan solo dos meses. Los agentes llevaron a cabo el arresto después de que el recién nacido ingresara en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital General de Castelló en estado grave la pasada semana.

Según pudo saber este diario, el pequeño presentaba un cuadro compatible con lo que se conoce como el síndrome del niño zarandeado, un conjunto de lesiones cerebrales que se producen al sacudir vigorosamente a un bebé.

Según confirmaron desde el centro hospitalario castellonense, se mantiene activado el «protocolo de actuación y protección del menor ante el ingreso de un paciente pediátrico en la UCI en riesgo sociosanitario». Todo parece indicar que pese a su corta edad y a la gravedad de las lesiones, el pronóstico de la víctima es estable. Ante el estado del niño y las sospechas de que pudiera haber sufrido algún tipo de agresión en el entorno familiar, el centro dio aviso a las autoridades policiales, que iniciaron una investigación.

Los dos progenitores son de nacionalidad española y no tienen antecedentes previos relevantes (a excepción de un hurto).

Tras su detención y traslado a las dependencias de la comisaría provincial de la Policía Nacional, ambos se acogieron a su derecho a no declarar. Por lo que respecta a las lesiones que presentaba el pequeño, según explican los expertos, los músculos del cuello de un bebé son débiles e incapaces de sujetar bien la cabeza y su cerebro, más blando y con vasos sanguíneos más frágiles, es más vulnerable. Al zarandear al bebé, el cerebro golpea contra las paredes del cráneo, produciendo inflamación o sangrado.