La consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà, ha ejecutado varios cambios en su círculo más cercano de colaboradores de confianza para tratar de dar un nuevo impulso a las políticas del departamento que dirige. El que ha sido jefe de gabinete de Mollà en los dos últimos años, el comunicador Juan Ángel Conca, ha sido ascendido con su nombramiento por el consejo de administración de la Entidad de Pública de Aguas Residuales (Epsar) como nuevo gerente de este organismo dependiente de la conselleria, tras la renuncia voluntaria del anterior director, Augusto Montamarta, elegido en 2019.

La vacante como jefe de gabinete la ocupará Damián Martínez, un abogado de 28 años próximo a la consellera y vinculado a Iniciativa que desde hace dos años ejercía como asesor en la Conselleria de Sanidad. En las últimas elecciones municipales fue candidato de Compromís en Castelló de Rugat.

Mollà también ha buscado un nuevo perfil para dar un giro a la comunicación de su conselleria. Las quinielas se cumplieron y ayer se confirmó el nombramiento del periodista Ximo Ferrandis como nuevo responsable de prensa. Ferrandis (exredactor de El País) se despidió el lunes de la plantilla de À Punt después de haber asumido la subdirección de informativos de la radiotelevisión pública desde sus inicios con Empar Marco de directora.

El nuevo gerente de la Epsar, Juan Ángel Conca, es graduado en Comunicación por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y titulado en Generación de Modelos de Negocio por Fundesem Bussiness School. Habilitado como docente por la Escuela de Organización Industrial, dependiente del Ministerio de Industria, ha sido responsable de comunicación de la mayor escuela de negocios de formación aeronáutica y dirección de aeropuertos de España y América Latina. En la Administración pública ha sido asesor de juventud en el Ayuntamiento de Villena; de desarrollo económico y empleo en el Ayuntamiento de Alicante, y asesor del Plan Estratégico Elx 2030 en el consistorio ilicitano cuando Mireia Mollà era concejala.