Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Montero enfría una reforma del modelo de financiación a corto plazo

El frente valenciano recobra la unidad política al sumarse el PP tras tres años de ausencia

Representantes del empresariado, sindicatos, sociedad civil y partidos políticos, ayer, frente al Congreso de los Diputados. | JOSÉ LUIS ROCA

Representantes del empresariado, sindicatos, sociedad civil y partidos políticos, ayer, frente al Congreso de los Diputados. | JOSÉ LUIS ROCA

Baño de realidad. Eso se llevaron ayer los representantes de la Plataforma per un Finançament Just tras su cita en Madrid con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, quien optó por sincerarse y mostrar la cruda realidad sobre la reforma del modelo de financiación autonómica. Según fuentes presentes en el encuentro, la titular de Hacienda admitió la dificultad de llegar a un acuerdo político a corto o medio plazo sobre el nuevo modelo ya que el actual clima de enfrentamiento y de polarización hace inviable que la oposición se sume.

El Gobierno asume así que no se dan las condiciones para el diálogo, algo fundamental en un acuerdo de gran complejidad donde se suman intereses partidistas y territoriales. En este contexto, la petición que la plataforma le trasladó de una fecha concreta para presentar la propuesta de reforma cayó en saco roto.

De hecho, la ministra ni siquiera pudo comprometerse a cumplir con el acuerdo inédito que a instancias de Compromís se alcanzó en el Congreso de los Diputados y que obliga al Ejecutivo central a presentar antes de que acabe el año una propuesta.

Las fuentes consultadas indicaron que Montero confía en que en 2022 se pueda avanzar en esta propuesta de la mano de una mejora de la economía que permita aunar voluntades en las diferentes comunidades. Durante este año, mantuvo, tratará de llegar a acuerdos bilaterales con las comunidades para ir preparando el terreno de cara a la futura propuesta. Eso sí, seguirá siendo muy complicado sacar adelante cualquier reforma sin apoyos parlamentarios. El Gobierno da por hecho que el PP está en modo elecciones, por lo que, tal como deslizó Montero en la reunión, los únicos aliados en el Congreso son los grupos muy vinculados a territoritos.

La reunión, aunque no consiguió sus objetivos, sí permitió a los representantes de este frente valenciano, que agrupa a sociedad civil, sindicatos, patronal y partidos, expresar cara a cara a la ministra el malestar con la infrafinanciación.

El presidente de la CEV, Salvador Navarro, trasladó a la ministra que este problema debe solucionarse porque los valencianos no pueden ser ciudadanos de segunda.

Enfado de Compromís

Tras la reunión, la plataforma envió un comunicado conjunto en el que se evitó una crítica directa al Gobierno, aunque se mantuvieron las exigencias. La responsable por Compromís (Àgueda Micó) fue la más crítica por la falta de compromiso con el acuerdo parlamentario.

El cara a cara con la ministra cerró una jornada que había arrancado con una novedad. Y es que el frente común contra la infrafinanciación logró recuperar una imagen de unidad política que hacía más de tres años que no se daba.

El PP valenciano, en pleno proceso de renovación interna, desanduvo ayer sus pasos para situarse en el tiempo en aquel acuerdo que se fraguó en las Corts para exigir al Gobierno de Mariano Rajoy un cambio inmediato del modelo de financiación. Un pacto, al que se sumó la entonces síndica del PPCV, Isabel Bonig, y que le costó una reprimenda por parte de la dirección nacional. Los populares volvieron al redil y ya no quisieron formar parte de este frente.

El guion para los populares, que ya no tienen en frente a Rajoy sino a un Gobierno socialista, ha cambiado y su futuro presidente, el alicantino Carlos Mazón, acudió a la concentración frente al Congreso de los Diputados. Lo hizo acompañado de la actual síndica del PP, Eva Ortiz, otrora mano derecha de Bonig. Un gesto calculado que le permite, de un lado, no perder la bandera de la financiación autonómica y, de otra, reconciliar a su formación con la patronal después de años de desencuentros.

Sea como fuere, todos ganan en este cambio de estrategia ya que su adhesión al acto de ayer le compromete de cara a un futuro y en cierto modo reactiva la plataforma. A excepción de Vox, el centroderecha está también en un movimiento que nació para presionar al Gobierno central y que había perdido fuelle tras un cambio de gobierno que, aunque tampoco ha avanzado, al menos ha paliado la asfixia de las cuentas autonómicas con las inyección de recursos a cuenta de la crisis sanitaria por la covid-19.

El criterio de población primará en el reparto de los fondos covid

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se comprometió ayer ante sindicatos, patronal y partidos políticos a paliar la infrafinanciación valenciana ( que volvió a asumir como un hecho objetivo) con un reparto de fondos con motivo de la crisis económica que tenga en cuenta el criterio de población ponderada. Según dijo, los próximos 13. 500 millones del fondo covid se distribuirán entre comunidades teniendo en cuenta este criterio que beneficia a la Comunitat.

Compartir el artículo

stats