Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las conselleries podrán fichar hasta tres directivos para los fondos europeos

La parte variable del salario, el de una dirección general, será mínima

Presentación del proyecto sobre baterías que aspira a financiación europea | M.A.MONTESINOS

Presentación del proyecto sobre baterías que aspira a financiación europea | M.A.MONTESINOS

El Consell del Botànic tiene prácticamente cerrado, a expensas de algunos flecos, la normativa necesaria para nombrar los puestos de dirección de programas de gestión de fondos europeos, es decir, el personal cualificado que ayudará a las diferentes conselleries a ejecutar las actuaciones financiadas por los instrumentos europeos y cuyo espíritu es la recuperación económica tras la covid-19.

La figura de personal directivo de programas europeos, creada con carácter exclusivo por el decreto ley sobre medidas urgentes para agilizar la tramitación de las ayudas europeas, es considerada clave por los distintos departamentos de la Generalitat, pero los socios de Gobierno han tenido que decidir quiénes y en qué condiciones tendrán nómina pública y pasarán a engrosar de alguna forma la cúpula directiva de la Administración autonómica durante un periodo. Aunque en un principio la idea que se barajaba era limitar a uno los fichajes de personal directivo por conselleries, al final, según las fuentes consultadas, hay consenso para permitir a cada departamento nombrar hasta un máximo de tres personas, pero siempre que se cumplan ciertas condiciones.

Así, las conselleries que quieran disponer de esta figura, deberán justificar para la contratación que los importes de los fondos asciendan a al menos cien millones de euros. Si una conselleria acredita la existencia de programas europeos que superen esta cantidad en al menos 50 millones, podrá proponer más fichajes hasta ese límite de tres.

En principio, no todas las conselleries podrán alcanzar este límite porque aunque casi todas aspiran a recursos europeos, hay algunas que por su negociado (Agricultura, Economía, etc) serán las destinatarias principales. Según ha sabido Levante-EMV, también hay acuerdo respecto a las retribuciones que cobrará este equipo directivo de alto nivel. El decreto ley aprobado por el Consell el mes pasado ya establecía que tendrían como límite los sueldos establecidos para las personas titulares de las direcciones generales y que el salario tendría una parte fija y otra variable.

La norma abre la puerta a regular «hasta un 40 por ciento de carácter variable que estará vinculado a la consecución de los objetivos previamente establecidos para su gestión». Fuentes conocedoras de la negociación del decreto indican que se ha optado por reducir al máximo la parte variable (podría quedarse en torno a un 10 %), ya que el Consell estima que puede dificultar aún más encontrar profesionales cualificados dispuestos a dar el salto a la Generalitat.

Las fuentes consultadas admiten que será complicado fichar a directivos o directivas para la gestión de los fondos europeos y ello por dos razones: se pide formación muy especializada y el sueldo puede no resultar suficientemente atractivo, sobre todo, teniendo en cuenta la responsabilidad que lleva asociada. La Unión Europea establece unos controles muy estrictos en los procedimientos y marca plazos para la ejecución de las ayudas. Si estos no se cumplen, la Generalitat se expone a perder.

Fuentes de varias conselleries consultadas por este diario, admiten que el mercado de talentos está complicado y que hay pocas personas con el perfil idóneo dispuestas a dar el paso a la gestión pública. Con todo, también puede echarse mano de personal funcionario que ya trabaja en la Generalitat. Sería una forma de ascender con garantía de reserva de puesto.

Con respecto al proceso de selección, el decreto ya aprobado marca que la designación debe sujetarse a los principios de mérito y capacidad, así como a criterios de idoneidad y que se llevará a cabo mediante procedimientos que garanticen la publicidad y la concurrencia.

Requisitos y méritos

El requisito mínimo es que la persona elegida esté en posesión del título universitario de grado, o bien licenciatura, ingeniería superior o arquitectura y que tenga conocimientos especializados en la gestión de fondos europeos, así como experiencia profesional en funciones directivas.

También se valorará la acreditación de competencias en la coordinación de equipos dado que esta persona tendrá bajo su jerarquía a personal funcionario.

No obstante, el Botànic quiere evitar rigideces y, por ello, la idea es que no haya una baremación previa. Tras la convocatoria de los puestos, se estimarán los méritos. El nombramiento recaerá en las personas titulares de las conselleries y debe estar motivado. Para evitar el sesgo de género, se prevé que la documentación se haga con currículums ciegos.

Compartir el artículo

stats