Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell confía en los 12.000 millones de Bruselas pese al recorte de fondos en 2021

Sánchez se compromete a compensar la rebaja

Pedro Sánchez, durante la presentación del Plan de Recuperación en València, en noviembre. | G. CABALLERO

Pedro Sánchez, durante la presentación del Plan de Recuperación en València, en noviembre. | G. CABALLERO

El visto bueno de la Comisión Europea al Plan de Recuperación español acerca la llegada del «maná» comunitario, pero la esperada noticia tiene una cara B. El calendario dado a conocer el miércoles recorta en un 30% la cuantía de los fondos procedentes del programa Next Generation UE que recibirá el Gobierno Central en este 2021 (19.000 millones de euros) respecto a las estimaciones iniciales previstas en los Presupuestos Generales del Estado (27.000 millones). A la espera de que el cómo y el cuándo del reparto entre las comunidades pueda concretarse por fin en la conferencia de presidentes que Pedro Sánchez quiere convocar en julio, en el Consell mantienen puestas las luces de largo alcance y no observan a priori ningún contratiempo en el horizonte que impida cumplir los objetivos principales trazados en la Estrategia Valenciana de Recuperación.

Siete meses después de presentarse dicho documento, las expectativas del Ejecutivo autonómico siguen intactas y se trabaja a destajo en la preparación de proyectos para alcanzarlas. La aspiración continúa siendo canalizar hacia la Comunitat Valenciana un mínimo de 12.000 millones de euros del Next Generation en los próximos tres años para financiar actuaciones que giran en torno a la transición verde, la transformación digital y la cohesión social y territorial. Si se suman otras líneas de actuación europeas, el desafío pasa por movilizar 21.000 millones de euros hasta 2027.

El president Ximo Puig acudirá a la cumbre de presidentes proyectada antes de agosto -la primera que se celebra tras ocho meses en los que la convocatoria del órgano ha sido solicitada con insistencia por diferentes territorios- con la bandera que ha ondeado desde el minuto uno: el Consell no está dispuesto a renunciar a captar menos del 10 % del total de los recursos que se asignen a España de los fondos de reconstrucción, un porcentaje equiparable al criterio poblacional. En octubre, Puig reclamó gestionar al menos 1.640 millones de euros de los 16.400 millones concretados por el Gobierno en una primera fase de proyectos que serían gestionados por las comunidades autónomas.

Pese a que las aportaciones anunciadas por Bruselas para este año son inferiores a la estimadas, el plan aprobado esta semana mantiene la inyección global inicialmente prevista de hasta 140.000 millones de euros para España (la mitad a fondo perdido y la otra mitad en créditos blandos), de ahí que los cálculos del Consell no se vean de momento alterados. Además, el presidente Sánchez ha asegurado que el Tesoro podrá asumir la mayor parte de los 8.000 millones de euros presupuestados que dejarán de percibirse en 2021 por el recorte derivado de las arduas negociaciones mantenidas entre la Comisión Europea y los 26 estados miembros para cuadrar el primer reparto. A juicio de Sánchez, los 19.000 millones que se recibirán este año son más que suficientes para comenzar a desplegar los programas de recuperación.

En el Consell, mientras tanto, impera la cautela. Las fuentes consultadas recalcan que la aprobación del Plan de Recuperación del Gobierno no es definitiva, a falta todavía de la bendición del Consejo de ministros de economía y finanzas.

La importancia de los flecos

En el gobierno autonómico sitúan a mediados de julio el momento en el que podría materializarse la activación formal del paquete de fondos europeos, con la llegada automática a España de un primer anticipo de 9.000 millones de euros. A partir de ahí deberá negociarse el detalle del reparto, antes de que comiencen a salir las primeras convocatorias de asignación. Un segundo desembolso de 10.000 millones en 2021 estará supeditado al cumplimiento de una serie de reformas y objetivos por parte del Gobierno. Lo mismo ocurrirá con el resto de inyecciones hasta 2026. Hasta la semana pasada, la C. Valenciana ya tenía adjudicados para 2021 un total de 873 millones del Next Generation, cuantía que ha permitido sufragar el Plan Resistir.

Compartir el artículo

stats