Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La quinta baja en Cs entierra cualquier opción de rebajar el listón electoral del 5 al 3 %

Vicente Fernández afirma que su partido negociaba la reforma

Vicente Fernández, a la derecha, con Sanchis y Salmeron y la diputada de Cs Mamen Peris. | LEVANTE-EMV

Vicente Fernández, a la derecha, con Sanchis y Salmeron y la diputada de Cs Mamen Peris. | LEVANTE-EMV

El grupo de tránsfugas de Ciudadanos en las Corts no deja de aumentar. A las cuatro bajas del pasado 7 de mayo se unió ayer la de otro diputado cercano ideológicamente al PP, e incluso a Vox. Vicente Fernández, que incluso sonó para síndic tras la marcha de Toni Cantó, se suma a Jesús Salmerón, Cristina Gabarda, José Antonio Martínez y Sunsi Sanchis y eleva a cinco los no adscritos.

De los 18 diputados que Cs logró en las elecciones de 2019 ya solo le quedan 13. Eso sin contar a Toni Cantó que abandonó en marzo las Corts para irse al PP de Madrid. Como ocurrió con las primeras renuncias tampoco parece que la de Fernández será la última.

El nuevo portazo tiene una consecuencia clara. La posible rebaja del listón electoral para acceder a las Corts, del 5 al 3%, queda enterrada definitivamente. El Botànic y Ciudadanos ya solo pueden sumar 65 votos, uno menos de los dos tercios necesarios, 66.

De hecho, una de las cuestiones que Fernández asegura que ha desencadenado su marcha es precisamente que el grupo negociaba ya la reforma electoral, aunque en Cs matizan que lo que van a hacer es presentar enmiendas para tratar de mejorar una ley que tampoco saldrá esta legislatura.

Fernández añade que no se va por aspiración política sino por conciencia. Una de sus críticas la dirige a las decisiones económicas adoptadas por la síndica, Ruth Merino, y su círculo más cercano.

Gestión económica del grupo

Asegura que se está transfiriendo al partido buena parte de los fondos y subvenciones que recibe el grupo parlamentario sin someterlo a votación y sin informar siquiera de la cantidad concreta.

Unas cantidades que, considera, deberían destinarse a garantizar los derechos laborales de los trabajadores, aunque dice que por exigirlo ha sido reprendido por el partido, que no ha atendido la petición. Lo que señala Fernández, que es abogado laboralista, es que en el caso de que el grupo se quede sin representación en las Corts (ya ha ocurrido en Madrid) debería disponer de un fondo para indemnizar a los trabajadores, once.

Varias fuentes apuntaban ayer que esta cuestión ha generado gran preocupación en algunos diputados que incluso preguntaron a los órganos de la cámara después de conocer que Fernández con su marcha se desliga de toda responsabilidad económica.

Lo que explican es que en Madrid se ha planteado la posibilidad de que existiera responsabilidad patrimonial de los propios diputados para afrontar el despido de trabajadores. Fernández ya hace semanas que criticaba que el despido del exjefe de gabinete de Cantó se tramitara como improcedente y no se aludiera a causas económicas derivadas de la pérdida de subvenciones, algo que considera una temeridad al tratarse de fondos públicos y que también habría hecho llegar a los servicios económicos de las Corts.

En clave más política, Fernández asegura que aún está esperando a que su partido pida perdón a los ciudadanos y afiliados por hechos como la moción de censura de Murcia, el intento de moción de censura en Madrid, el «incumplimiento» del pacto de gobierno del Ayuntamiento de Granada o los «injustificados» apoyos al Gobierno de Sánchez.

«Su incalificable deriva hace que, sin explicación, pasemos de apoyar a un Gobierno socialista en España y unos presupuestos de la Generalitat para pretender un giro al centroderecha que nunca debimos abandonar sin la menor vacilación ni explicación», añade.

«Desapego muy evidente»

Añade Fernández que su desapego a Ciudadanos es más que evidente, aunque no los principios de centroderecha y liberales. Por eso, asegura que ya no puede quedar en silencio mas tiempo y denuncia que teme que su grupo apoye la reforma de la ley Electoral Valenciana y una rebaja electoral «que traerá más nacionalismo y más separatismo a nuestra comunidad y no será con mi voto o con mi silencio», añade.

Mientras, Cs le pide que entregue el acta en virtud del compromiso suscrito a través de la Carta Ética que el partido exige a todos los cargos para que devuelvan el acta en el supuesto de abandonar el partido. Cs asegura que continuará trabajando y defendiendo su proyecto, hacer política útil e impulsar reformas desde el centro liberal. Desde Cs lamentan estas prácticas «de quienes anteponen sus intereses personales».

Compartir el artículo

stats