Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oltra evita la confrontación tras el último chasco por la financiación

La vicepresidenta defiende el guion del Consell para mantener la cohesión interna y se aleja del tono más beligerante de Compromís, pero recuerda al Gobierno su capacidad para diseñar una propuesta

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, tras el pleno de ayer.  | EFE

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, tras el pleno de ayer. | EFE

Las razones para manifestarse se mantienen intactas desde la gran movilización de 2017, sí, pero el nuevo modelo «no está absolutamente descartado» y hay que reconocer que la pandemia ha supuesto una rémora, aunque la cuestión «no se puede retrasar más». Con una de cal y otra de arena, la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, se alejó ayer del tono más beligerante exhibido hace unos días por Compromís con sus socios en las Corts después de la última patada hacia adelante de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, al balón de la financiación autonómica, que lleva años flotando por el aire entre incumplimientos y demoras.

En su comparecencia semanal posterior al pleno del Consell, la portavoz del ejecutivo no se apartó del guion institucional y huyó del frentismo partidista para primar la imagen de unidad y cohesión interna del Botànic con una reclamación en la que -insistió- todas las fuerzas políticas deben ir a una, sin fisuras.

Después del chasco que se llevó el martes la Plataforma per un Finançament Just tras su reunión con la ministra, que dio carpetazo a los plazos hasta ahora manejados para la reforma por la complejidad de llegar a acuerdos en el Congreso en el actual panorama político, Compromís llamó a plantarse ante los «insultos» de Pedro Sánchez a la Comunitat Valenciana. Oltra no fue tan lejos ayer: negó que exista una sensación de engaño en el Consell generada por la Moncloa, aunque exhortó al Gobierno a presentar al menos una propuesta inicial para cambiar el sistema de reparto de fondos en virtud de su potestad legislativa y de sus compromisos adquiridos. «La dificultad para llegar a un acuerdo no debería impedir la capacidad para presentar una propuesta, que es lo que se le está demandando», subrayó la vicepresidenta, en un mensaje con el que quiso poner el foco en el reciente acuerdo histórico alcanzado en el Congreso, que exige al Ejecutivo Central presentar el esqueleto de la reforma antes de acabar 2021. No es el resultado lo que ha de presentarse, sino el plan inicial. De lo contrario, los mandatos de los parlamentos se convierten en «un brindis al sol» que deslegitima la acción del Gobierno, profetizó Oltra a modo de advertencia.

Que haya barones del PP como Núñez Feijóo que se han posicionado en los últimos días reconociendo la infrafinanciación valenciana y la necesidad de modificar el sistema añade argumentos en la línea de presionar para que al menos se intente cumplir con la presentación del borrador y se pueda abrir el debate, según se observa en el Consell. «Depende de a quién se le pregunte, porque esto va por barrios. Supongo que Murcia lo tendrá clarísimo», recalcó la vicepresidenta, sobre las necesarias discrepancias a las que Montero aludió -la dificultad para llegar a un acuerdo con el PP en el Congreso- para justificar el retraso del nuevo mecanismo.

La postura no ha cambiado

Oltra volvió a defender que el Botànic no ha cambiado su postura reivindicativa ni su «firmeza» con la reclamación desde que gobierna el PSOE en España. «Lo que valía para Montoro vale para Montero y para quien se nos ponga por montera», reiteró. Tampoco cerró la puerta a respaldar una nueva movilización en la calle como la que se desplegó contra Mariano Rajoy en 2017, en paralelo a las negociaciones con el Gobierno, sin mayores concreciones.

Desde el Consell ruegan al Gobierno un cambio de mirada para entender que las comunidades autónomas asumen las competencias que afectan a la vida diaria de las personas y para evitar que los territorios se tengan que pelear por cuál se lleva el mejor trozo de la financiación. La solución, a juicio de la portavoz del ejecutivo valenciano, pasa por que las autonomías reciban más recursos en detrimento del Estado central y por buscar un reparto de fondos «más vertical que horizontal», con la población como criterio principal de distribución. «Necesitamos un gobierno valiente que ponga esto encima de la mesa», sentenció Oltra ayer.

Compartir el artículo

stats