Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicent Soler

"Es más importante un documento pactado que una fecha para cambiar la financiación"

«Este no es un problema partidista, es una cuestión territorial»

El conseller Vicent Soler, en la sede de la Conselleria de Hacienda. | FERNANDO BUSTAMANTE

El conseller Vicent Soler, en la sede de la Conselleria de Hacienda. | FERNANDO BUSTAMANTE

¿Cómo ha encajado la reunión de la Plataforma per un Finançament Just con la ministra?

No echó un jarro de agua fría, sino que ofreció un baño de realidad. Dijo algo que todo el mundo sabe, que el nuevo sistema debe aprobarse en el Congreso y debe contar con la oposición, es decir, con el PP. Tendremos pacto porque es una exigencia parlamentaria. Un nuevo sistema es irrenunciable e imprescindible.

¿Y mientras tanto?

Le pedimos dos cosas: que nos provea de los recursos necesarios para gastar como la media y que evite la confrontación porque este no es un problema partidista, es una cuestión de territorios y para ello, hay que lograr la pactabilidad del documento. Otro camino puede ser más épico, pero será más ineficaz.

¿Se refiere a una nueva manifestación en Madrid?

No, en absoluto, pero la épica, si llega, debe ser constructiva y sobre todo útil.

Entonces, ¿mejor el diálogo?

El diálogo es imprescindible y la protesta también, pero la épica debe estar combinada con la utilidad y la eficacia. Hemos de producir los mejores papeles, ser la gota malaya en el ministerio, y si hay que manifestarse de nuevo, se hará porque la situación es absolutamente injusta y revela una miopía política por parte de otras comunidades. Hemos de aglutinar a todo el mundo, lo del otro día de Madrid fue estupendo.

¿Se alegra de que el PP se integre en la plataforma?

Fue magnífico, la unidad es imprescindible. Nuestra fortaleza pasa no solo porque trabajemos bien, con documentos rigurosos, como aquel de 2017, sino que lo hagamos desde la inclusividad política y territorial. Si hacemos una propuesta en la que nadie se sienta perjudicado, seremos los grandes ganadores.

Condicionar como ha hecho el Gobierno aprobar la reforma al clima político, ¿no es una dejación de funciones?

La dejación sería hacer un análisis partidista, del tipo ‘hago un documento muy bonito que sé que no va a ser consensuado’, eso sí sería irresponsable. Los impuestos están para hacer cosas y la prestación de los servicios está en manos de las comunidades, por lo que hay que reportar más recursos al conjunto. El subsector autonómico está infrafinanciado en su conjunto.

La ministra fue escéptica sobre presentar la propuesta antes de 2021.¿Le preocupa?

Hemos estado muy obsesionados con las fechas, yo el primero y hago autocrítica. Tal como está el patio, es más importante un documento consensuado que la fecha.

Pero los acuerdos están para cumplirse ¿no?

Sí, pero fíjese qué cosas. En el último acuerdo del Congreso hubo una votación a favor del artículo 156 de la Constitución, de un sistema que dote de suficiencia y de equidad a las comunidades. ¿Quién se abstuvo? El PP, porque el ambiente está como está.

Decía usted mismo que la paciencia se agota después de siete años. ¿Cómo va de paciencia?

Pues está bastante agotada, pero esto es política y no tengo derecho a impacientarme más mientras no haya conseguido el objetivo. Han pasado todos los escenarios: desde la mayoría absoluta hasta los gobiernos precarios, pero creo que ahora podemos recuperar la voluntad de pacto. No estamos en la situación de 2002 con Aznar, ni del año 2009, como Rodríguez Zapatero. La inyección en el sistema de 16.000 millones da un colchón suficiente para mejorar sustantivamente a los que están mal sin perjudicar a nadie. Es más, mejoraría el conjunto porque incluso los que están bien, no lo están del todo. Los servicios que requiere un país del siglo XXI exigen recursos crecientes.

¿Como piensa convencer al resto de comunidades?

Vamos a visitar todas las comunidades: a las infrafinanciadas, para fortalecer esta visión dentro del conjunto de España; y a quienes creen que nuestra ambición es perjudicial para lograr desdramatizar. Hay que convencerles de que no va a ser negativo y que si sumamos fuerzas, todos podemos ganar. Esta pedagogía es fundamental y puede cambiar las reglas de juego frente al ambiente Aznar o Zapatero.

¿Habrá fondo de nivelación?

El objetivo es gastar como la media y ya veremos el instrumento. La fórmula más sana es el fondo, pero, si no es así, entonces el Gobierno debe asegurar dos cosas: el FLA extraordinario de 1.325 millones y que cuando discutamos el nuevo sistema hablemos de la deuda acumulada por los déficits estructurales.

¿Tiene garantías?

Si hay un reconocimiento (que lo hay) de la infrafinanciación, eso será como una manzana madura. No podemos hablar solo de futuro porque las secuelas del pasado son las que son. Parte de la titularidad de la deuda debe pasar al Estado.

Compromís parece más enfadado que el PSPV con este frenazo a la reforma. ¿Es real o aparente?

Compromís es muy sincero, como lo soy yo. El otro día escribí un artículo en un periódico de Madrid, no en uno de València, y lo digo porque es muy importante. Habría que ver si en el ecosistema político valenciano, alguien puede decir con mayor contundencia lo que ha dicho el conseller de Hacienda.

Compartir el artículo

stats