Se llama Fernando y llevaba ingresado en la UCI del hospital de la Ribera casi 150 días por coronavirus. Hoy ha podido salir un momento al exterior para tomar el sol y disfrutar el primer día de verano. Tras pasar casi 5 meses ingresado en críticos "luchando por su vida", como reconocen los sanitarios que los han atendido, el estado de salud de Fernando ha mejorado y está fuera de peligro.

Por eso, el equipo de médicos que se ha ocupado de él durante todo este tiempo ha querido que disfrutara de unos minutos de normalidad en el exterior. Lo que para cualquiera sería algo habitual para Fernando, tal como él mismo relata, "ha sido como revivir, un milagro, una experiencia alucinante y trascendental"

Desde el centro hospitalario y la conselleria de Sanitat insisten en que la buena evolución de paciente ha sido clave para poder dar este paso adelante y subrayan que la introducción de este tipo de experiencias en pacientes como Fernando "forma parte de la optimización de la humanización en la sanidad".