Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Incendio en el Botànic por el bloqueo en la EVhA y el rechazo a la empresa de salud

Enfado socialista por cuestionar Oltra a Sanidad

Martínez Dalmau y Manolo Mata dialogan en un acto público, en una imagen de archivo. | M.A. MONTESINOS

Martínez Dalmau y Manolo Mata dialogan en un acto público, en una imagen de archivo. | M.A. MONTESINOS

El conflicto político por el nombramiento de altos cargos en la Entitat Valenciana d’Habitatge i Sòl (EVha) ha subido un escalón de intensidad. Y todo el mismo día en que la relación entre los socialistas y Compromís se agrietaba (de nuevo) tras la reunión de la vicepresidenta del Consell y líder de la coalición con los sindicatos del ámbito sanitario. Tras ella, Mónica Oltra defendía la posición de estos, contraria a la empresa pública de salud diseñada por la Conselleria de Sanidad para acometer la reversión del Hospital de Torrevieja, las resonancias magnéticas y el servicio de farmacia de las residencias. «Hemos de buscar otra fórmula», afirmó Oltra tras el encuentro. En la cúpula socialista califican el hecho de gesto de «deslealtad» y se preguntan qué sucedería si el president, Ximo Puig, se reuniese con colectivos críticos con la gestión de Oltra en Políticas Inclusivas y luego respaldara su posición.

Por partes. La jornada empezó a calentarse entre los tres socios del Botànic en la reunión del consejo de administración de la EVha. El vicepresidente segundo y titular del área de Vivienda, Rubén Martínez Dalmau (Unides Podem), sufrió un revés por sorpresa al ver cómo los socios de gobierno no aprobaban todas las designaciones que había anunciado la semana pasada. Ahí era él contra Compromís y PSPV.

Sucedió así, según fuentes de diversas formaciones: el consejo de administración de la empresa pública valenciana de vivienda sí aceptó la incorporación del hasta ahora secretario autonómico de la vicepresidencia, César Jiménez, como nuevo director de la entidad. Sin embargo, Martínez Dalmau se encontró con que la representación de PSPV y Compromís en el consejo no daba luz verde a la entrada de María Oliver, exconcejala en València y asesora del vicepresidente en los últimos dos años, como nueva subdirectora.

El conflicto viene desde la salida de Helena Ferrando (Compromís) como subdirectora de intervención social de la EVha. Desde ese momento, el partido de Mónica Oltra y Unides Podem mantienen una disputa por esa plaza. Los valencianistas consideran que les corresponde en función de la distribución de puestos pactada en el segundo Acord del Botànic. La vicepresidencia lo niega y sostiene que en ninguna empresa pública funciona el ‘mestizaje’. El PSPV ha apoyado en esta cuestión a Compromís y defendido sus argumentos. Así sucedió de nuevo.

El planteamiento de Martínez Dalmau ante los cambios ahora en la EVha era dejar vacante la subdirección social a la espera de que pueda pactarse una solución en el futuro (hay en marcha contactos entre los valencianistas y Unides Podem en las últimas semanas). Sin embargo, Compromís teme que el asunto se deje morir y la estructura de la EVha opere solo con dos cargos: Jiménez y Oliver (la subdirección social se dejaría vacante). Según esta lectura, la entidad pasaría de una estructura con tres cargos en la cúpula, uno por partido del Botànic, a dos de Unides Podem (o tres si Dalmau saca adelante su tesis). Este es el contexto en el que Compromís y PSPV bloquearon la designación de la subdirección de gestión. El plan inicial de los de Oltra, según algunas fuentes, era tampoco aprobar el puesto de Jiménez.

Las consecuencias son importantes para Dalmau, porque los movimientos en la EVha van ligados a una amplia remodelación en Vivienda: el ahora subdirector de gestión, Julià Àlvaro, regresaba al gabinete para reforzar las políticas verdes de la vicepresidencia, su otra competencia.

Cambio de actitud

Sin embargo, luego trascendieron las declaraciones de Oltra a la salida de la reunión con varios sindicatos de la sanidad y ello puede modificar también la posición de los socialistas en el conflicto en la EVha. Dirigentes del PSPV aventuraban con un apoyo en próximas convocatorias al criterio de Dalmau ante la «deslealtad» del socio principal.

Estos dos desencuentros, que han ido creciendo como una bola de nieve, tensan la cohesión interna en el Botànic, que se había calmado después de un otoño caliente, con varias declaraciones de Oltra y otros cargos de Compromís cuestionando la gestión de la pandemia cuando crecían los casos. Dalmau se mantuvo en ese episodio al lado del president Puig y se alejó de esa guerra.

Compartir el artículo

stats