Si la semana pasada fue la consellera de Sanidad, Ana Barceló, la que utilizó «flexible» como petición para la regulación de las mascarillas, ayer fue el president de la Generalitat, Ximo Puig, el que empleó el mismo adjetivo para el mismo propósito aunque casi en la dirección opuesta.

Así, si el pasado miércoles Barceló pedía flexibilidad para que los territorios autonómicos pudieran abrir la mano para dar mayor permisividad en el uso de la mascarilla según su situación epidemiológica, ayer Puig realizó la misma reclamación pero para poder «dar marcha atrás» en caso de que la situación empeore.

El jefe del Consell indicó que desconoce si el decreto que prepara el Consejo de Ministros y que anunció Pedro Sánchez el pasado viernes llevará «algún tipo de previsión de cambio según el territorio o la situación», pero señaló que, en su opinión, debería ser «flexible porque la pandemia no está superada». Así, pidió «dejar abierta la puerta por si hay que volver atrás».

«Es evidente que el coronavirus continúa entre nosotros y hay muchas personas, sobre todo las más jóvenes que no están vacunadas, que están sometidas a un gran riesgo y de hecho son las que se están contagiando ahora», expresó Puig quien reclamó en esa línea «ser muy prudentes y rigurosos» también por el posible aumento de las variantes.

No obstante, el jefe del Consell admitió que «se acoge con cierta alegría poder volver a vernos la cara todos» cuando la mascarilla deje de ser obligatoria en espacios al aire libre a partir del próximo sábado, 26 de junio, aunque recordó que «va a continuar siendo obligatoria en espacios cerrados». Por eso, insistió: «Hay que llevar la mascarilla en el bolsillo».

«Quitar la mascarilla es una medida de aligeramiento de restricciones que es positiva en el ámbito de nuestra convivencia», señaló Puig quien indicó que la apertura va a continuar siendo «progresiva» para «consolidar la posición de la Comunitat Valenciana» que lleva tres meses por debajo de 50 casos. Así, anunció que la Comisión Interdepartamental será la próxima semana al tener las medidas aprobadas hasta el 30 de junio.