Organizaciones de infancia y juventud han reclamado que se tenga en cuenta el ocio educativo durante este verano después de que la pandemia haya afectado el acceso de menores a espacios de socialización, actividades de ocio y tiempo libre.

Las entidades de educación no formal, que gestionan dichas actividades de ocio y tiempo libre, afirmaron ayer, en un comunicado, que todavía no disponen de normativa clara en todas las comunidades autónomas ni información suficiente sobre cómo actuar ante diversos escenarios o si podrán desplazarse entre CC AA y en qué condiciones.

Además, se está valorando establecer aforos muy restrictivos, condiciones más exigentes frente a otros espacios de ocio. Tras 15 meses de restricciones, es «necesario» habilitar la realización de estas actividades con seguridad «para que contribuyan y permitan el desarrollo de la salud física y mental de la infancia y la adolescencia», han puntualizado.