Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Zaplana vincula las transferencias del extranjero con el testaferro Belhot

Critica duramente a los investigadores del caso Erial por no aceptar sus peticiones de declaraciones

Zaplana y Belhot en una imagen captada por la UCO en 2018. | LEVANTE-EMV

Zaplana y Belhot en una imagen captada por la UCO en 2018. | LEVANTE-EMV

El expresidente de la Generalitat Valenciana Eduardo Zaplana vuelve a recurrir a la Audiencia de València para forzar las diligencias de investigación que le han denegado los investigadores del caso Erial, el Juzgado de Instrucción 8 y la Fiscalía Anticorrupción.

Se trata de la declaración en el juzgado, en presencia de las defensas, del exgerente de Imelsa y exyonki confeso del dinero, Marcos Benavent, para que explique la trazabilidad de la «hoja de ruta» de las mordidas del Plan Eólico atribuida a Zaplana porque un ciudadano sirio se la encontró en la vivienda que ocupó Zaplana junto a su familia durante años.

El exministro también había solicitado que se citara a declarar como testigo a los técnicos que participaron en la tramitación administrativa de los contratos del Plan Eólico Valenciano y las Inspecciones Técnicas de Vehículos (ITV) de las que, presuntamente, Zaplana cobró comisiones de algunos empresarios que resultaron beneficiados de las adjudicaciones, como la familia Cotino.

Como informó Levante-EMV, la titular del Juzgado de Instrucción 8 y la Fiscalía Anticorrupción han frenado en seco el segundo intento del exministro Eduardo Zaplana de derribar como un castillo de naipes la causa que acabó con su detención el 22 de mayo de 2018 y su ingreso en prisión hasta el 7 de febrero de 2019.

La magistrada y el Fiscal Anticorrupción del caso Erial consideran que no es necesario citar a los funcionarios que participaron en la adjudicación porque «los trámites se encuentran regulados por normas, sin que sea necesario que nadie cuente lo que obra regulado». Y, continúa la magistrada, «si lo que pretende es que el interrogatorio se base en, como dice el fiscal, ‘si el pliego fue o no amañado’ y si su actuación fue irregular o delictiva ‘deberían comparecer como investigados y no consta denuncias contra ellos’. Por ello es totalmente innecesaria su declaración pues nada aportaría a la causa».

Respecto a las declaraciones de Marcos Benavent y el ciudadano sirio la magistrada recuerda que ya prestaron una «extensa declaración» y «no se alega ningún extremo que no haya sido objeto de esas declaraciones. Testificales que, de llegar a otra fase del procedimiento, podrán proponerse».

Acusaciones contra la magistrada

Unas negativas que exasperan a Zaplana y a su defensa. En el escrito del recurso de apelación ante la Audiencia de València la representación del exministro acusa tanto a la magistrada como al Fiscal Anticorrupción de dar «rienda suelta a sus particulares obsesiones» y de estar motivados por un «prejuicio» que «llega a tener tintes de obsesión».

Por ello, el expresidente justifica su interés en solicitar estas declaraciones porque «cabe la posibilidad que los funcionarios y miembros de las mesas y comisiones de estudio (no cargos de designación política) declaren que los procedimientos de adjudicación de las ITV o la selección de proyectos del Parque Eólico [sic] respondieran a criterios técnicos y objetivos».

Y concluye que «puede que los beneficiarios de las transferencias emitidas desde las cuentas en el extranjero no tengan la más mínima conexión con don Eduardo Zaplana y que, sin embargo, sí que la tengan con algún exinvestigado» señala en clara alusión a Fernando Belhot que pasó a de investigado a testigo tras decidir colaborar con los investigadores de Erial.

Compartir el artículo

stats