Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los campus podrían acoger la vacunación de los universitarios

Puig espera que los estudiantes se inmunicen durante septiembre y abre la puerta a habilitar espacios sanitarios masivos en estas instalaciones educativas, que cuentan con servicios médicos

Campus dels Tarongers de la Universitat de València

Campus dels Tarongers de la Universitat de València German Caballero

Colas de jóvenes estudiantes con el SIP en la mano en torno al pabellón de la Universitat Politècnica de València donde les aguardaban sanitarios enfundados en trajes EPI. La imagen se vivió en el mes de octubre del año pasado y podría repetirse, de nuevo, el próximo septiembre. El propósito, sin embargo, sería bien distinto puesto que si hace ocho meses se dio para realizar PCR masivas por el macrobrote del Galileo Galileo, en septiembre sería para inmunizar a la comunidad universitaria.

Tras una semana donde el debate ha estado en la vacunación de adolescentes, ayer, el foco se volvió hacia aquellos que, por edad, deben precederles en la citación: los veinteañeros universitarios. Así, el president de la Generaltitat, Ximo Puig, aseguró que la intención es que «toda la comunidad universitaria» sea inmunizada a principio de curso, durante el mes de septiembre.

Esta vacunación serviría, destacó Puig, «para que el estudiantado pueda acceder con toda la seguridad a todo el espacio de presencialidad absolutamente imprescindible que ha de tener la universidad», una idea que va en la línea de la propuesta de que el próximo curso tenga la máxima asistencia presencial.

De momento, el personal laboral de las facultades está siendo citados por edad ya que, a diferencia de los docentes de niveles preuniversitarios, fueron excluidos del plan de vacunación como personal esencial. Llegado septiembre, si todo avanza como está previsto, ya habrán sido convocados todos por grupo de edad y solo faltará el alumnado, entre los 18 y los 25 años en su mayoría.

No fue la única novedad. Más allá del deseo de que en septiembre esté cubierto este colectivo, Puig dejó abierta la puerta a que se pueda vacunar de manera masiva en los campus. «La prioridad es dar facilidad a los alumnos», dijo el president, quien puntualizó que es un asunto que se está «estudiando» y que serán las autoridades sanitarias las que acaben tomando la decisión.

El debate es similar al que abrió el lunes el conseller de Educación, Vicent Marzà, cuando ofreció los centros educativos para la inmunización de los adolescentes. En ese caso, Sanidad precisó que prefería que fuera en los puntos que ya están en marcha para evitar tener que mandar personal sanitario a los centros, lo que podría retrasar el resto de actividades asistenciales.

No obstante, además de la edad de los vacunados, hay dos diferencias destacadas entre ambas posibilidades. En primer lugar, hay muchos menos campus universitarios que institutos y en los primeros se puede atender a mucha más población de manera continuada. Es decir, en el primer caso la vacunación puede ser masiva mientras que en el segundo es más personalizada. El otro punto es que las universidades tienen, por ley, sus servicios médicos y solo necesitarían contar con las dosis que debería enviar la conselleria como hace con las empresas.

El pasado febrero, Mavi Mestre, la rectora de la Universitat de València (UV) y en representación de la Conferència de Rectores i Rectors de les Universitats Públiques Valencianes (Crupv), ya propuso que este personal inmunizara en las universidades a los trabajadores. Los gabinetes médicos ya realizan la vacunación estacional de la gripe, y «disponen de los espacios, materiales y personal para poder realizar la vacunación sin que suponga la aplicación de recursos de la Generalitat», dijo Mestre.

Por otro lado, a principios de mes, José Capilla, rector de la UPV, ofreció las instalaciones de la UPV «para proceder a la vacunación masiva de la comunidad universitaria al completo, según los turnos establecidos por grupo de edad».

Se consideran los «grandes olvidados» de la Estrategia de vacunación frente a la covid-19 y por eso ayer protestaron frente a la Conselleria de Sanidad. La Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe) convocó ayer una concentración a las puertas de la sede de la conselleria para pedir que las personas con discapacidad y patologías crónicas tengan prioridad en la inmunización.

«Tener estas patologías nos hace ser más vulnerables frente a la covid-19 y en estos momentos el Gobierno valenciano y Nacional no nos está garantizando la protección suficiente», denunciaron desde la entidad. Así, según reivindicó, son personas con un mayor riesgo de contraer una enfermedad grave en caso de contagiarse del virus por lo que solicitan que reclamación al Consejo Interterritorial de Sanidad para que estudie la incorporación de este grupo como prioritario.

Así, dentro de la estrategia elaborada por la Comisión de Salud Pública y que luego aplican las diferentes autonomías, hay un grupo específico para personas con patologías crónicas y riesgo de sufrir una covid grave. Sin embargo, personas con enfermedades neurológicas, ELA, enfermedades metabólicas, respiratorias, diabetes, cardiopatías, esclerosis múltiple, dolencias reumatológicas, artritis, enfermedad de Crohn, y coagulopatías, no se encuentran incluidas. Unas enfermedades que, señalan, «en caso de contagio tienen un mayor riesgo de complicación y muerte».

Millón y medio de valencianos están ya inmunizados

La vacunación en la Comunitat Valenciana continúa avanzando con la citación de personas de entre 40 y 59 años. Así, según informó la conselleria, son 2.419.177 personas las que han recibido, al menos, una dosis contra la covid, esto es, un 48 % de la población. Por otra parte, son 1.515.794 los valencianos y valencianas con la inmunización completa, esto es, un 30 % de la población.

Compartir el artículo

stats