Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Compromís aprieta y pide manifestarse de nuevo en Madrid ante la infrafinanciación

La coalición pide que la lidere el Consell y la sitúa en noviembre en el aniversario de la protesta contra Montoro

Manifestación en Madrid en noviembre de 2017. | EDUARDO RIPOLL

Manifestación en Madrid en noviembre de 2017. | EDUARDO RIPOLL

Compromís endureció ayer más su posición y abiertamente se mostró a favor de convocar una nueva manifestación de la sociedad valenciana en Madrid para exigir al Gobierno central la reforma del modelo de financiación y acabar con el maltrato financiero en la Comunitat Valenciana. El síndic de Compromís, Fran Ferri, incluso puso fecha para la protesta (noviembre de este año) con motivo del cuarto aniversario de la manifestación contra el Gobierno de Mariano Rajoy celebrada el 18 del citado mes. Además, exigió que el Consell «lidere» la protesta.

La apuesta de Compromís supone un paso más en la escalada de tensión interna con el socio socialista del Botànic que, si bien no se descuelga abiertamente de las movilizaciones, no está por la labor de otra manifestación, en este caso, contra el Gobierno de Pedro Sánchez, al entender que no es el momento político y que la vía adecuada es pactar una propuesta de cambio del modelo con el resto de comunidades y así sumar al PP.

Compromís lleva días intensificando el tono contra el Gobierno central después del fiasco del encuentro de la semana pasada entre la Plataforma per un Finançament Just y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. En esa reunión, la ministra postergó sine die la reforma ante el actual clima político de crispación y confesó que el acuerdo del Congreso para presentar una propuesta antes de fin de año quizás no podría cumplirse.

El diputado de Compromís Joan Baldoví , promotor de ese acuerdo, ha pedido la dimisión de Montero, una petición a la que se ha sumado formalmente Iniciativa del Poble Valencià, socio, junto con el Bloc, de Compromís. El movimiento político, que no es ajeno a un contexto de proceso interno (el Bloc celebra este fin de semana su congreso), pone en una situación complicada a la pata socialista del Consell y al propio presidente, Ximo Puig, que no quiere bajar la bandera de la reclamación, pero que no ve eficaz esta vía.

Así, el síndic socialista Manolo Mata mantuvo ayer que la idea de otra manifestación «era interesante», pero ha evidenciado que no entra en la hoja de ruta del PSPV al insistir en que la clave no es una reforma per se, si no pactar una propuesta que mejore la situación de la Comunitat y que tenga el consenso.

Por su parte, la síndica de Unides Podem, Pilar Lima, se mostró mas conciliadora y anunció una iniciativa para reclamar que el Gobierno presente antes de finalizar este año una propuesta de nuevo modelo de financiación en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, y aprobar el fondo de nivelación.

Compartir el artículo

stats