Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PERFIL

Un político infatigable contra la corrupción

Pepe Camarasa, durante su etapa como diputado socialista.  | MANUEL MOLINES

Pepe Camarasa, durante su etapa como diputado socialista. | MANUEL MOLINES

Nos encontrábamos por el barrio de vez en cuando, porque Pepe Camarasa era un caminante incansable. Le gustaba andar y andar por la ciudad. Andar, observar y pensar. Fue de esos que, alejado de la primera línea política, prefirió una posición discreta: no molestar, que nadie pudiera pensar que se entrometía y recuperar vida familiar. Si alguien quería su consejo o su experiencia, sabía dónde estaba.

El último encuentro fue hace pocos meses, aunque diría que antes de la era de las mascarillas. Quizá fue más reciente. Iba con su gorra contra las malas influencias del sol y sus auriculares para no alejarse demasiado de la actualidad. El político siempre se lleva encima. Un saludo siempre, una sonrisa, algún comentario sobre la vida política y nada de la enfermedad. De aquellos que piensan que lo malo, mejor no compartirlo. Para qué amargar el rato.

Pepe Camarasa batalló en las Corts cuando el PP era una apisonadora electoral sin piedad. Había que pensar dos veces las consecuencias posibles de lo que se hacía. Pero Pepe no era de los de arrugarse. Fue el primero en atreverse con Eduardo Zaplana. El primero que denunció cuando tantos se quedaban en las sospechas y los comentarios en voz baja y en círculos pequeños. Camarasa habló en voz alta en las Corts y en medios de comunicación. Camarasa fue de los primeros en percatarse de que para combatir al rival político no bastaban unas cuantas frases ingeniosas y un buen verbo en la tribuna, sino pegarse tardes enteras frente al ordenador buceando en archivos y documentos en busca de una buena pista.

Denunció el caso Gürtel antes de que existiera un caso Gürtel. En la enciclopedia virtual más consultada del mundo, su nombre aparece el primero en los antecedentes de la operación anticorrupción que más titulares ha acaparado en España en lo que va de siglo. Tres años antes de la investigación oficial abierta por la Fiscalía, alertó de que detrás de aquellos contratos adjudicados a una empresa llamada Orange Market algo olía a chamusquina, gracias a las filtraciones de una garganta profunda. Inició una batería de preguntas en las Corts, pero se topó con un muro de obstáculos. Como cuando años atrás desveló las confesiones de dos empresarios sobre las supuestas comisiones de Terra Mítica.

Diputado durante diez años

El PSPV se tiñó ayer de luto por el fallecimiento de tan destacado militante, a los 68 años de edad. Originario de Albacete y abogado de profesión, Camarasa fue diputado socialista en Corts durante tres legislaturas, entre 1999 y 2009. Antes se había involucrado durante tres años en el gobierno autonómico presidido por Joan Lerma como jefe gabinete del conseller de Sanitat, Joaquín Colomer. Los mensajes de pesar en las filas socialistas corrieron como la tinta este miércoles. Los primeros espadas del partido en los últimos años -Ximo Puig, Manolo Mata, José Luis Ábalos, Joan Ignasi Pla...- reconocieron a Camarasa su honestidad, su constancia en el trabajo, su carácter infatigable, sus precisos análisis y su compromiso con el socialismo.

Compartir el artículo

stats