Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El macrobrote que afecta a 32 alumnos de Elx tras su viaje a Mallorca se extiende por España

El Ministerio de Sanidad reclama suspender los viajes de estudios ante el contagio supracomunitario, que afecta a un millar de estudiantes de la C. Valenciana, Madrid, País Vasco, Cantabria, Murcia y Aragón

Jóvenes paseando ayer por
 la playa mallorquina
 de s’Arenal.  guillem bosch

Jóvenes paseando ayer por la playa mallorquina de s’Arenal. guillem bosch

El Ministerio de Sanidad tuvo que intervenir, a través de una reunión con las diferentes comunidades autónomas, en el macrobrote de estudiantes de hasta seis comunidades autónomas que habían viajado a Mallorca para celebrar el fin de curso. Un brote de coronavirus del que se detectaron algunos casos de la variante delta y cuyo epicentro se situó en la zona de s’Arenal de Llucmajor.

Así, cerca de un millar de alumnos (más de 350 contagiados y luego están los contactos estrechos que se rastrean) procedentes de la Comunitat Valenciana, Madrid, País Vasco, Cantabria, Aragón y Murcia se habrían visto afectados por esta explosión que, según indicó el propio Ministerio, está siendo objeto de seguimiento y detección a través de la ponencia de alertas del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. En este sentido, Sanidad situó el episodio de contagios asociado a este macrobrote entre el 12 y el 20 de junio.

Los contagios empezaron a destaparse en la Comunitat Valenciana, cuando Sanidad confirmó el martes un brote de al menos 32 estudiantes de bachillerato contagiados tras su viaje a Palma. Los alumnos, de diferentes institutos de Elx, viajaron en ferri hasta Mallorca, donde estuvieron hasta el viernes pasado, 18 de junio. En el caso de Madrid, ayer se anunciaron 245 positivos y más de 400 contactos estrechos entre alumnos tras su estancia en la isla. Fuentes de Sanidad de la capital madrileña indicaron que todos los casos pertenecen a la variante británica, y en la mayoría de ellos son asintomáticos.

La mayoría de estos jóvenes de la capital viajaron en autobús hasta València y de ahí cogieron el barco dirección Mallorca. «Ya el viaje en ferri fue una locura. Todos juntos, sin mascarilla y bebiendo alcohol. Es posible que ahí empezara todo», apuntó un testimonio recogido por el portal «Nius Diario».

Vinculado con los contagios de Madrid, el servicio de salud vasco también detectó medio centenar de positivos entre jóvenes que se desplazaron a Mallorca en avión. La red de vigilancia y rastreo confirmó 49 positivos y activó un cribado en el que participarán 300 personas para analizar el alcance de este brote.

Murcia también informó de 18 contagios relacionados con este episodio, de jóvenes de entre 17 y 21 años. El Departamento de Sanidad del Gobierno aragonés también ha detectado diez casos positivos por covid en un grupo de quince estudiantes de Alcañiz (Teruel) que viajaron a Baleares. Un brote que también afectó a estudiantes de Cantabria, que no ofreció datos de infectados. En Galicia, también se investigaba ayer si un viaje de fin de curso a Mallorca es el origen de varios contagios de estudiantes de Pontevedra

Según el Servicio de Epidemiología de Baleares, los estudiantes coincidieron en las islas en viaje de estudios, se relacionaron entre ellos y participaron en diferentes eventos multitudinarios. Una vez llegaron a Mallorca, los jóvenes se distribuyeron en diferentes hoteles, pero hubo varios eventos multitudinarios como las party boats, donde los alumnos procedentes de diferentes zonas de la Península podrían haber coincidido, generando así los brotes que se han ido conociendo hasta ahora.

Otro de los acontecimientos donde podrían haber tenido contacto es en el concierto multitudinario de reguetón en la Plaza de Toros del pasado día 15, el cual la Policía tuvo que suspender por el incumplimiento de las medidas covid. Pero el epicentro del macrobrote se podría situar en la zona de s’Arenal de Llucmajor, más concretamente en la calle Pere Maimó, donde se pudieron observar imágenes constantes de botellones y aglomeraciones entre jóvenes sin mascarilla y sin respetar las restricciones.

Recomendaciones para evitar más contagios en viajes de fin de curso

Desde el propio Ministerio de Sanidad aseguraron que están en contacto permanente con las diferentes comunidades. De hecho, ayer revisaron la situación y estudiaron posibles recomendaciones de actuación de forma más coordinada para que esto no vuelva a suceder. Además, dada la transmisión, el Ministerio sugirió suspender los viajes de estudios planeados para las próximas fechas.

Los viajes de fin de curso a Mallorca provocan brotes con 300 positivos en 5 comunidades Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EP

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, hizo ayer una «llamada a la responsabilidad» a los jóvenes tras los contagios de estudiantes asociados a viajes de fin de curso a Mallorca, un asunto sobre el que el ministerio está «haciendo un seguimiento pormenorizado».

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la ministra confirmó que se trata de brotes vinculados a viajes de fin de curso, con un «número elevado» de casos, que asoció a «la relajación de medidas», recordando que en la franja de 15 a 29 años se están dando tasas de positividad más altas.

La calle Pere Maimó, situada en s’Arenal de Llucmajor, ha sido el epicentro de la explosión de contagios de los estudiantes que viajaron a Mallorca para celebrar el fin de curso. Un brote que ya afecta a seis comunidades autónomas: Madrid, País Vasco, Comunitat Valenciana, Murcia, Cantabria y Aragón.

Los jóvenes se concentraban en esta zona apartada del centro de s’Arenal para que no tuvieran contacto con los propios residentes de las islas, según explicó Sergi Torrandell, jefe de la policía local de Llucmajor. «Durante los 2-3 primeros días juntamos a los que venían de viaje de fin de curso en una sola zona para que no se dispersasen por todo s`Arenal. Venían en grupos burbuja, por lo tanto, en el caso de producirse contagios, se darían dentro de ese mismo grupo y no afectarían a más personas, En este sentido, el propio policía ha indicado que «esta era la manera de tenerlos más controlados».

Los residentes en las fiestas

Sin embargo, la situación cambió cuando los propios residentes empezaron a acudir a las fiestas que se producían en esa misma calle. «Cuando nos dimos cuenta que los propios mallorquines se desplazaban también hasta allí fue el momento en el que decidimos cerrar la zona y dispersar a toda la gente». Por último, el propio Torrandell explicó que «esta era la mejor manera para que causarán el menor daño posible a los vecinos y los ciudadanos». Por otro lado, la asociación de vecinos Amics de s’Arenal se ha mostrado indignada por los constantes botellones que están realizando los estudiantes: «nos sentimos impotentes. Los enviaron allí para que no molestaran tanto. Es una calle que no tendrá más de 10 metros de ancho».

Compartir el artículo

stats