Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los sindicatos hacen un balance desigual del curso de la covid-19

La mayoría alaban el trabajo hecho en los centros en 2020-21, mientras otros critican la falta de recursos por parte de la conselleria y piden que las ratios bajas se mantengan el próximo año

Escolares a la llegada al centro educativo. | LEVANTE-EMV

Escolares a la llegada al centro educativo. | LEVANTE-EMV

Los sindicatos del ámbito docente hacen un balance, en cierta parte, desigual del curso escolar que acaba de finalizar. Si desde los centros educativos —asociaciones de equipos directivos, ampas, y representantes de la enseñanza concertada— valoran el hecho de haber completado el 2020-21 sin suspender las clases (teniendo en cuenta las dudas que generó la vuelta al cole), los representantes de los docentes, en general, han echado en falta más medios y ya plantean reivindicaciones de cara al 2021-22.

El sindicato Stepv —mayoritario en la enseñanza pública— considera que, gracias a los protocolos y planes de contingencia, los centros han hecho de «muro de contención» frente al virus. Afirman que ha sido «un curso durísimo para el profesorado, que ha duplicado sus jornadas laborales y ha asumido funciones nuevas». Además, critican que «no se han negociado prácticamente ninguno de los temas previstos en el calendario», como, por ejemplo, las plantillas docentes, y las actualizaciones de permisos, licencias y excedencias.

Para la Federació d’Ensenyament de CC OO, la crisis sanitaria ha supuesto que se abra «una oportunidad para repensar algunas cuestiones del sistema educativo, como las ratios, y mirar hacia una atención más individualizada», y reclaman el mantenimiento de los «recursos covid-19» en los colegios, contratados para el presente curso. Creen que deberían «venir para quedarse», pues facilitan una mejor atención al alumnado, lo que se traduce en más calidad educativa y más pedagogía.

Por su parte, según UGT Enseñanza PV, durante 2020-21 ha habido «dificultades para contar con los medios necesarios y recursos» —como los filtros HEPA y las mascarillas FFP2, que llegaron meses después—; y también apuntan los inconvenientes de la educación semipresencial; y de las enseñanzas artísticas, musicales y de FP, cuyos centros no tuvieron «planes de contingencia específicos».

«Se ha evidenciado la necesidad de reducir las ratios, el incremento de plantillas docentes y la reducción del horario lectivo del profesorado», apuntan desde UGT. Sobre la última reivindicación, la de la jornada lectiva —que en 2021-22 pasa a 18 horas semanales para los profesores y 23 para maestros—, debía haberse implantado ya este curso, dicen.

Por esto, ha sido un año «complicado», en lo que coincide el sindicato CSIF, que denuncia que la Conselleria de Educación «no ha tomado todas las medidas posibles». También han echado en falta «detectores CO2 para las aulas», más filtros HEPA y la entrega de mascarillas FFP2 para el profesorado «de manera regular y continuada en el tiempo».

Asimismo, discrepan de la organización por ámbitos de conocimiento —obligatoria en 1º de ESO— y de la supresión de los servicios psicopedagógicos escolares (SPE), puntos en los que coincide el Stepv. «En la educación valenciana queda mucho por hacer», declaran desde CSIF, y consideran «esencial» el mantenimiento de los docentes de refuerzo o la ratio rebajada para el próximo curso. Además, piden a Educación «que esté a la altura» y que «apueste por el diálogo».

Cuestiones pendientes

Un curso con un «resultado afortunado». Así lo califica el sindicato ANPE, ya que denuncia que ha habido «bastantes despropósitos» y una «operación de maquillaje» porque, «a primera vista, los centros han parecido seguros» pero defienden que la conselleria «ha jugado con el total de número de grupos» confinados y no ha ofrecido «una información detallada y transparente» por centros, como otras CC AA.

De cara a 2021-22, ANPE exige la «urgente actualización de la orden de plantillas» y un plan de digitalización docente. En otros aspectos, coincide en la cuestión de los ámbitos ya mencionada y lamenta que se recuperen las ratios habituales.

Por último, FSIE —mayoritario en la concertada— valora «el trabajo de todos los profesionales» y «la dotación de recursos humanos y económicos por parte de la administración»; si bien reconocen que «queda pendiente la negociación de plantillas, el mantenimiento del 100 % de las unidades de apoyo a la integración y la incorporación de orientadores en pago delegado en Infantil y Primaria».

«De las crisis solo se sale con inversión en servicios públicos»

Los sindicatos piden para el próximo curso que se mantengan las medidas extraordinarias en las aulas. La FE CC OO PV ya se manifestó por esto ante el Palau y Stepv lo hará el jueves ante la Conselleria de Educación ya que, en 2021-22, aumentará el alumnado por clase y, si bien se mantendrá cierto profesorado extra, no parece que sean los más de 4.000 contratados este curso. Eso sí, a preguntas sobre el balance del 2020-21, fuentes de la conselleria defienden que la pandemia ha evidenciado que de «crisis tan graves como esta solo se puede salir invirtiendo en servicios públicos y no recortándolos»; y afirman que es lo que han hecho «desde el minuto cero. «La adaptabilidad a los diferentes retos que se han planteado en materia educativa en cada momento, la inversión y el trabajo y la comunicación constante con el conjunto de la comunidad educativa han sido las claves», entre otros puntos, aseguran desde Campanar.

Compartir el artículo

stats