Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuenta General

La ayuda del Gobierno alivia las pérdidas de la Generalitat en el año pandémico

El Consell mejora su resultado económico patrimonial gracias a un inyección extra de 2.450 millones de euros

Vicent Soler, en la sede de la conselleria.

Vicent Soler, en la sede de la conselleria.

Los fondos Covid-19 transferidos por el Gobierno central al Consell del Botànic para poder hacer frente a la crisis sanitaria, ecónómica y social por la pandema han traído consigo, a efectos contables, una reducción de las pérdidas de la Generalitat en 2020. Así lo refleja la Cuenta General de la Administración de la Generalitat aprobada este lunes por el Consell para su remisión a la Sindicatura de Comptes. En concreto, y según los datos aportados por la Conselleria de Hacienda en el año padémico se produce una mejora en el resultado económico-patrimonial del 31,44% en el último año, al pasar de un resultado negativo de 2.225 millones en 2019 a -1.526 millones en 2020.

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, ha explicado al comparecer esta mañana para explicar la Cuenta General que la reducción del resultado negativo de 700 millones de euros que se ha producido, a pesar de la infrafinanciación que sufre la Comunitat Valenciana, por el apoyo económico recibido en 2020 del Gobierno central, con fondos adicionales para hacer frente a las consecuencias de la COVID, así como por el proceso de refinanciación de la deuda del FLA, que ha permitido reducir el coste de la misma; y la mejora en la gestión presupuestaria y de tesorería durante el ejercicio. Soler ha indicado que la ejecución presupuestaria hasta el 95’19%. Soler ha admitido en rueda de prensa que sin estos fondos extraordinarios por parte del Gobierno la situación de quiebra se habría agravado.

En concreto, el resultado económico-patrimonial refleja cómo los recursos procedentes en su mayoría del Gobierno central en 2020, a través de las transferencias para impulsar la recuperación económica y aumentar el escudo social, han alcanzado en 2020 los 3.011,2 millones, frente a los 1.445,9 del año 2019. Esto supone que para hacer frente a la pandemia y a la crisis sanitaria, así como a la reactivación de la economía, el Consell ha aumentado sus transferencias recibidas un 108%, que en valores absolutos equivale un aumento de los fondos de 1.565,3 millones de euros. Soler ha subrayado que los fondos Covid no son reembonsables.

A estas transferencias hay que sumar también los recursos aportados dentro del sistema de financiación por el Gobierno central para el año 2020 y que también han supuesto un incremento adicional de 885,5 millones de euros respecto a 2019, lo que supone que en su conjunto el Gobierno aumentó las transferencias a la Comunitat Valenciana en 2.450,8 millones de euros entre fondos ordinarios y extraordinarios. Estos recursos han permitido que el Consell haya podido aumentar también su gasto social en Sanidad, Educación y Servicios Sociales hasta superar los 14.800 millones de euros, cifra que alcanza los 15.150 millones en términos de contabilidad nacional, según la estimación de la Conselleria de Hacienda. La conselleria ha cifrado el incremento del gasto social en el año 2020 del 10’4%, el doble del incremento registrado por la media de las autonomías. "No somos ciudadanos de segunda", ha afirmado el conseller, que ha asegurado que seguirán reclamando un nuevo modelo de financiación. "Los recursos no pueden seguir llegando a través del FLA", ha añadido. Soler ha asumido que mientras que haya infrafinanciación "habrá deuda".

Por otro lado, los datos reflejan, además, que en la última década (2011-2020) el resultado económico-patrimonial (con ligeras diferencias metodológicas) ha mejorado un 77’05% al pasar en 2011 de un resultado negativo de -6.648 millones de euros a los -1.526 millones actuales, lo que refleja el esfuerzo del Consell por el saneamiento de las cuentas autonómicas pese a las dificultades derivadas de la pandemia y la infrafinanciación.

El resultado económico-patrimonial es el equivalente a la cuenta de pérdidas y ganancias de las empresas privadas, al reflejar la diferencia entre los ingresos-ganancias y los gastos-pérdidas. No obstante, y a pesar de la necesidad de alcanzar un equilibrio patrimonial como indicador de la evolución de las cuentas públicas, hay que tener en cuenta que las administraciones públicas no persiguen con su actividad el beneficio económico, sino ofrecer servicios públicos de calidad al conjunto de la ciudadanía con independencia del coste que ello suponga para las arcas públicas, según ha explicado la conselleria.

Además del resultado económico-patrimonial, la Cuenta de la Administración incluye el balance de situación, que recoge todos los bienes (activos) y deudas y patrimonio (pasivo) de la Generalitat y que en el presente ejercicio ascienden a 19.802 millones de euros, cifra que supone un aumento del 2’04% respecto al año anterior, motivada en parte por los mayores ingresos procedentes del Estado, el aumento del inmovilizado material o de las deudas a largo plazo.

Incremento de las subvenciones

La cuenta muestra también cómo las subvenciones concedidas por el Consell (transferencias corrientes y trasferencias de capital) han aumentado en 2020 en 600,5 millones, un 10,6% más que en 2019, al pasar de 5.663,42 millones de euros a 6.263,95. En estas ayudas se incluyen tanto las subvenciones directas (entre ellas las estimadas a paliar los efectos de la COVID-19, ERTE o las ayudas sociales como la Renta de Inclusión), como las transferencias de capital a otras entidades o agentes sociales como las ayudas a empresas para la reconversión de su producción a luchar contra la Covid o las destinadas a centros de mayores para mejorar los equipamientos y su seguridad frente al virus.

En concreto, tal y como refleja la ejecución presupuestaria a lo largo de 2020, el capítulo IV (transferencias o subvenciones corrientes) ha alcanzado un grado de ejecución del 96’51%, hasta los 5.634’23 millones de euros, frente a los 5.152 millones de 2019, mientras que las transferencias de capital, en el capítulo VII, se han elevado hasta 535’99 millones de euros.

En el conjunto de las obligaciones reconocidas netas, la Cuenta General refleja que el Consell ha aumentado los recursos destinados a gasto real (Capítulos I a VII) de 16.384,5 millones en 2019 a 17.831,5 millones en 2020. Es decir, las líneas destinadas a la inversión en políticas sociales y al fomento de los sectores productivos ha registrado un incremento interanual del 8,83%. La cifra refleja que en 2020 el Consell ha aumentado su esfuerzo para garantizar los servicios públicos fundamentales y hacer frente a la pandemia.

La ejecución de inversiones se sitúa en 65,55% en el caso de las directas (Capítulo VI). La cuenta registra un aumento de los gastos de personal (Capítulo I), que durante el año de la pandemia se ha incrementado en 510,7 millones, un 8,39%, principalmente por Sanidad por el refuerzo de las plantillas de hospitales y centros de salud y los Servicios Socialesy Educación).

Facturas en el cajón legal

Por otro lado, en 2020 las operaciones pendientes de aplicar a presupuesto (las antiguas cuentas 409 y 411), conocidas como facturas en el cajón legal, se han reducido drásticamente respecto a la etapa del anterior gobierno, ya que los 1.184,9 millones existentes al cierre del ejercicio 2020 representan menos de la mitad (un 54’26% menos) de las que se registraron en 2014, 2.590.4 millones. Además, y a pesar de la pandemia y del incremento de gasto, también ha mejorado respecto al ejercicio 2019, cuando ascendieron a 1.359,9 millones, lo que supone una reducción del 12,87% con relación al ejercicio anterior..

Soler ha añadido que la Cuenta General de 2020 sigue lastrada por deudas heredadas del pasado o generadas con anterioridad a 2015. Así, el documento contable referido a 2020 incorpora 70,8 millones de euros correspondientes a las obligaciones derivadas del auto judicial del TSJCV que ordena la demolición de las Torres de Benidorm avaladas por el anterior Consell y la indemnización a los propietarios de los apartamentos.

Asimismo, recoge 13,7 millones de ayudas a la vivienda no reconocidas en el pasado; 42,6 del convenio de 1999 con el IVVSA para la construcción de colegios; u otros 6,1 millones del convenio de 2001 con Ciegsa también para los centros docentes.

No nos cerramos a nada para conseguir la financiación, la gresca si es necesario

decoration

En las operaciones pendientes de aplicar a presupuesto se incorporan, a 30 de diciembre de 2020, diversos conceptos, como los gastos de farmacia del mes de diciembre, que se abonan a mes vencido, o la nómina de diciembre del personal de Sanidad, que como es habitual se contabilizan en enero o las compensaciones y gratificaciones por los servicios extraordinarios realizados por el personal de la Conselleria de Sanidad, que aparecen computados en la cuenta como operaciones pendientes, pero que ya han sido abonadas.

Se avanza en el saneamiento financiero de la Generalitat, según ha asegurado el conseller.de Hacienda.

Reforma de la financiación

"No nos cerramos a nada, gresca si es necesario", ha dicho Soler al ser preguntado en la rueda de prensa sobre qué acciones debe liderar el Consell para lograr la reforma del modelo de financiación. Soler ha indicado que una de los objetivos ahora es lograr consolidar los fondos Covid de 16.000 millones de euros, lo que reduciría la tensión presupuestaria y ayudaría a "desdramatizar" el debate.

Compartir el artículo

stats