Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 900 opositores "en pie de guerra" por el gran número de suspensos

Los aspirantes piden ver los exámenes, plantean adoptar medidas legales y ponen el foco en un sistema de selección "obsoleto"

Una imagen de las oposiciones.

Una imagen de las oposiciones.

"La situación es de consternación y humillación", opina la portavoz de los más de 900 opositores a profesores de secundaria que se han movilizado a través de redes sociales bajo el nombre "Opositores en pie de guerra" y ante la alta tasa de suspensos "en todas las especialidades, pero en especial en matemáticas". Ayer presentaron alegaciones a los 67 tribunales evaluadores para impugnar su calificación que en algunos casos no llega ni al 1. "Este grupo nace espontáneamente a partir de los resultados de las oposiciones en la Comunitat Valenciana, humillantes para muchos de nosotros", explica la representante. Parte, añade, "de la humillación. Gente que obtuvo buenas notas en otras convocatorias no llegan al uno en esta. No se entiende. Además, hay una diferencia muy grandes entre tribunales".

Piden, tal como lo demandaron ayer cuando fueron a hacer sus alegaciones a las diferentes sedes, poder ver el examen para ver cuáles han sido sus errores. Con el hashtag #quierovermiexamen, los aspirantes han formado un grupo que se ha reunido ya en dos ocasiones y que baraja tomar acciones legales y presentar una queja al Síndic de Greuges.

"El sistema está obsoleto"

"No es solo por la humillación de las notas, sino también por las irregulariedades que vemos, la opacidad de un sistema que está obsoleto", dice Marta, que se examinó en València en la especialidad de Geografía e Historia. En su tribunal, cuenta a este periódico, de todas las personas que se presentaron solo han superado la prueba muy pocas. Aunque opina que, en general, las alegaciones "no han servido para nada", reconoce que en algunos casos sí han tenido un efecto positivo. "El tribunal V1, de Geografía e Historia para personas con diversidad funcional sí han aprobado a algunos aspirantes que habían suspendido", valora.

Sin filiación a sindicato o partido alguno, la portavoz matiza que son "un grupo de personas indignadas por las notas, todo el proceso de oposición, que vemos completo de irregularidades". Además, valoran que el "sistema memorístico no tiene ninguna función ya porque hemos hecho una carrera, estamos prearados, todos los temas que nos preparamos ya los hemos estudiado", apunta.

El movimiento, que ya aglutina a casi 900 y que están "extendido a aspirantes de otras comunidades", plantea presentar un recurso de alzada (el siguiente paso a las alegaciones), ir al Sindic de Greuges, el Defensor del Pueblo o incluso comenzar un proceso legal para "impugnar las oposiciones".

La Conselleria defiende que el proceso es garantista

Por su parte, la Conselleria de Educación recuerda que el concurso oposición para el acceso a la función pública docente es un proceso regulado por normativa estatal "totalmente independiente en la cual la Conselleria no interviene para nada en la confección de las pruebas ni tampoco en su corrección". En este sentido, desde la administración del área detallan que "Cada una de las 67 especialidades docentes de las cuales se han convocado plazas cuenta con una comisión de selección formada por personal docente funcionario de la materia en cuestión, que es quien diseña la prueba y con esto establece el nivel de dificultad que se tiene que exigir a las personas que aspiren a la función pública docente".

La consellera informa de que "el procedimiento de reclamación es la alegación por escrito ante el tribunal y no contempla la entrega de una copia del examen, que está en custodia por este órgano". Con todo, según la institución, si un aspirante quiere reclamar la nota tiene derecho a hacerlo, "lo cual es una más de las garantías del procedimiento".

Compartir el artículo

stats