Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oltra trata de rebajar la tensión con el PSPV pero el clima de malestar persiste

La vicepresidenta esquiva las preguntas sobre los últimos conflictos con Sanidad y Vivienda aunque deja caer reproches por el adelanto electoral

La portavoz del Consell, Mónica Oltra, ayer, en su comparecencia ante la prensa. | LEVANTE-EMV

La portavoz del Consell, Mónica Oltra, ayer, en su comparecencia ante la prensa. | LEVANTE-EMV

La vicepresidenta del Consell y lideresa de Compromís, Mónica Oltra, trató ayer de rebajar la tensión interna en el Botànic después del incendio desatado la semana pasada a cuenta de la empresa de salud sobre las reversiones y los nombramientos de altos directivos en la Entitat Valenciana d’Habitatge i Sòl (EVha), dos conflictos distintos que han agrietado de nuevo las relaciones entre los socios, sobre todo, entre Compromís y el PSPV.

En la rueda de prensa posterior al pleno del Consell, Oltra dio esquinazo a las preguntas más comprometidas sobre las fricciones internas, si bien el mar de fondo no solo persiste, sino que se hizo evidente a lo largo de la comparencia, eso sí, de forma más sutil que la semana pasada cuando el portavoz del PSPV en las Corts, Manolo Mata, acusó directamente a la vicepresidenta de deslealtad.

El conflicto, como informó este diario, se desató el jueves pasado con la decisión de Oltra de reunirse con los sindicatos del área sanitaria y alinearse públicamente con su postura en contra de la creación de un mercantil para subrogar al personal de los servicios sanitarios revertidos, entre ellos, los del hospital de Torrevieja.

Ruptura de las reglas del juego

Esta cita, al margen de la Conselleria de Sanidad, enojó a los socialistas para quienes Oltra rompía las reglas del juego. Es decir, se entrometía en una cuestión que forma parte del negociado del departamento que dirige la socialista Ana Barceló. La presión tanto de sindicatos como de los socios (también Unides Podem se oponía a la mercantil) fue tal que Sanidad optó por enterrar el proyecto.

Oltra, ayer, evitó hurgar en la herida y mantuvo que en esta decisión ganaba la ciudadanía y no era mérito de ningún partido. Ahora bien, no se mordió la lengua cuando preguntada por las acusaciones de Mata. La portavoz del Consell defendió su lealtad y atribuyó esas palabras a la «cocida vehemencia» del síndic socialista, pero no se quedó ahí. «Mi trayectoria política «está fuertemente marcada por la lealtad», indicó, y como prueba aludió a su intervención en el último debate de investidura del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, una mención que no era casual y que llevaba implícito un reproche a los socialistas.

Un vistazo a la hemeroteca aclara las cosas. Ese día, Oltra hizo una extensa reflexión sobre lo que significaba para ella la lealtad con críticas veladas a Ximo Puig por el adelanto electoral, una decisión que supuso un punto de inflexión en las relaciones entre ambos.

«La lealtad es cerrar filas, siempre, cubrir espaldas, siempre, lealtad es razonar el no cuando no se ha podido encontrar el sí. Lealtad es encontrar un silencio con los dientes apretados, pero echar una mano cuando hace falta», apuntó entonces Oltra que, también en ese debate, reprochó a sus socios no entenderse en Sueca u Oliva, ambos municipios gobernados por Compromís y donde los socialistas se habían acercado a la derecha.

En su comparecencia de ayer, la vicepresidenta apretó los dientes, pero no lo suficiente ya que el reproche se escapó. Pero el malestar es detectable también por el otro lado. Casualmente, y mientras se desarrollaba la rueda de prensa, la Conselleria de Sanidad envió a los medios de comunicación una nota de prensa en la que hacía oficial lo ya conocido: su renuncia a constituir una empresa pública y su decisión de optar por la gestión directa, es decir, por que el personal pase directamente a la plantilla de la Generalitat.

El comunicado, no parece que inocentemente, subraya que con este acuerdo el Consell se aparta de la propuesta inicialmente planteada que contaba con el aval del Consell Jurídic Consultiu, cuyo informe recogía que la fórmula para llevar a cabo la subrogación del personal de concesiones y servicios debía ser la de empresa pública. De hecho, el pronunciamiento del Jurídic había sido clave para que Sanidad optara por la fórmula de la mercantil. Oltra tuvo que enfrentar varias preguntas de los periodistas sobre esa nota sin conocer la nota de prensa.

No hubo silencio, pero sí muy parca en palabras fue Oltra al ser preguntada reiteradamente por su posición una vez sabido que su conselleria no tendrá representante en la dirección de la empresa de vivienda.

Los socialistas, tras su rifirrafe con Oltra, han acabado respaldando los nombramientos del vicepresidente Martínez Dalmau, que deja a Igualdad sin enlace tras la marcha de Elena Ferrando. Al respecto, Oltra dijo confiar en que habrá colaboración entre su departamento y el de Vivienda para «atender las necesidades de las personas», especialmente de aquellas afectadas por un desahucio o con infraviviendas.

Compartir el artículo

stats