Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Anulan la corrección del examen de Filosofía recurrido en las PAU

Los estudiantes recibirán hoy la nueva calificación tras la revisión por otro tribunal

Una estudiante se lleva la mano a la cabeza al ver un examen en las últimas PAU en València. | GERMÁN CABALLERO

Una estudiante se lleva la mano a la cabeza al ver un examen en las últimas PAU en València. | GERMÁN CABALLERO

Se acabaron el desconcierto y la pesadilla para decenas de estudiantes valencianos que se examinaron de la asignatura de Historia de la Filosofía en las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU). La comisión gestora de las PAU decidió ayer anular las notas que habían recibido todos aquellos que fueron evaluados por el tribunal 14. Ahora tendrán una otra corrección de sus exámenes acorde a los criterios de evaluación. La anterior quedará en el olvido.

Fueron 80 los alumnos de la provincia de Valencia que recurrieron sus notas la pasada semana, cuando comprobaron junto a sus profesores de filosofía de bachillerato que eran mucho más bajas de lo que podían esperar. La incertidumbre afectó a once institutos públicos y un colegio concertado de l’Horta Nord, l’Horta Sud y la Ribera, que se conectaron entre sí para pedir la impugnación de la prueba.

En concreto, la mayoría del alumnado había obtenido notas entre el 0 y el 3. Las calificaciones más altas, que estuvieron entre el 4 y el 6, las recibieron aspirantes que durante el curso sacaron excelentes. Nadie se lo podía explicar entre los damnificados, que veían como en otros institutos las notas sí eran superiores. Además, la situación tenía el agravante de que Historia de la Filosofía es una asignatura voluntaria para la que los alumnos se presentan si consideran que con ella tienen mejores opciones que en otras para las que deciden no examinarse.

Su escrito formal ha tenido éxito, las quejas estaban fundadas. Es más, la Comisión Gestora de las PAU dijo que, después de que los exámenes se hayan sometido a una segunda corrección, los resultados entre ambas ofrecen «una gran disparidad». «En muchos casos bastante superior a los dos puntos que justificarían una revisión ulterior», aseveraron desde la Comisión Gestora.

En un comunicado crítico con esa primera evaluación del examen, indicaron que esas correcciones «no muestran un patrón constante en la aplicación de los criterios».

«En algunos casos parecen respetar los criterios, en otros se alejan de su cumplimiento y da la impresión de que se han realizado de manera arbitraria», subrayaron los responsables. Decenas de alumnos valencianos saben ahora que el examen que les podía valer entrar o no entrar en la carrera que deseaban fue corregido de manera «arbitraria». «Se considera que ha habido una incorrecta aplicación de los criterios generales de evaluación y específicos de corrección en la primera evaluación, que la convierten en incorrecta», recalcaron.

Los alumnos, aliviados

«Estamos muy contentos, el alumnado me consta que también», dijo a Levante-EMV Miquel Martínez, profesor del IES Rascanya-Antonio Cañuelo, donde estudiaron varios de los alumnos afectados. Según Martínez, «nunca se había tomado anteriormente este tipo de decisión».

Este docente celebró que los responsables del proceso hayan «dado una respuesta de carácter garantista» para los derechos de los estudiantes. «No era comprensible la cantidad de suspensos ni las notas tan bajas, nos llamó mucho la atención y los alumnos no se lo acababan de creer», indicó Martínez, quien se unió a otros profesores para liderar la reclamación a la comisión.

Martínez destacó lo que puede suponer para un futuro universitario este cambio en su examen de Historia de la Filosofía para su nota final, que es sobre 14 puntos. «Dependiendo de si se aprueba la asignatura o se saca una nota más alta, puede haber una diferencia entre uno o dos puntos en la nota global. Son puntos decisivos para entrar en algunas carreras», apuntó el profesor. Ahora mismo, puntualizó, algunos «están fuera» de sus primeras opciones por culpa de este error, a la espera de que una corrección los ponga por encima de la nota de corte probable. Para las carreras más demandadas, unas décimas más o menos en la nota global de las PAU pueden ser las que definan su futuro.

El proceso natural para los cambios de nota en selectividad es que se realiza una segunda corrección que hace media aritmética con la primera, pero debido a la irregularidad detectada, la Comisión Gestora de las PAU optará por revisar desde el principio, o sea, desde cero, como si jamás se hubieran corregido. En total, se revisarán 125 exámenes, todos los que estuvieron a cargo del Tribunal 14: los de los 80 estudiantes que reclamaron su nota y otros 45 compañeros. Fuentes de la comisión indicaron a este diario que esta medida se toma «para que nadie resulte perjudicado».

«La primera evaluación debe ser rectificada para cumplir con la aplicación correcta de los criterios de corrección», indicaron asimismo en el comunicado, en el que se remiten al artículo 10.2 de la normativa de las evaluaciones de las PAU. Durante el transcurso de este miércoles se darán a conocer las notas definitivas. «Tienen esperanza», dijo Martínez.

Compartir el artículo

stats